EFEMadrid

Con el trasiego de los años, a David DeMaría había canciones de su repertorio como "Precisamente ahora" que se le hacían bola al intentar cantarlas, al menos hasta que, por sus 20 años en la música, decidió someterlas al bisturí de la guitarra y presentarlas con el sonido más "crudo" de su carrera.

"A partir de ahora puedo decir que a mí me gusta David DeMaría", proclama medio en broma medio en serio durante una charla con Efe el músico, cantante y compositor gaditano, que no puede ocultar el orgullo por el nuevo acabado que presentan sus temas más emblemáticos en "20 años" (Warner Music), ya en el mercado.

Así se ha vuelto a "reenamorar" de canciones que le costaba "mucho trabajo" interpretar. "En el 'ya no me llores más, preciosa mía, le pasaba el microfóno al público para que lo hicieran ellos; yo soy más aventurero y me gusta tocar cosas nuevas", reconoce quien naciera como David Jiménez (Jerez de la Frontera, 1976).

"Este es el disco más guitarrero de mi carrera, el más encrudecido, porque el azúcar ya lo pone la palabra o la melodía", opina quien se declara oyente de Police o Queen, tras haber encontrado con Paco Salazar como productor "la sonoridad que llevaba buscando 20 años".

Fraguado durante 2017, cuando se cumplieron dos décadas de su primer álbum, "David DeMaría" (1997), se grabó en vivo en los estudios Revirock de Madrid pero sin público. "Queríamos que se tratara como un disco inédito de estudio y, aún así, se siente mucha energía por parte de la banda", señala.

En ella, figuran Iñaki García al piano, Red Hamani a la guitarra, Txarlie Solano al bajo y Pino Rovereto a la batería, además del propio Salazar a la guitarra eléctrica y acústica y, puntualmente, Víctor Iniesta a la guitarra, Natalia Manuel en los coros y otros instrumentistas con violines, viola, saxofón o trombón, según el caso.

En el repensamiento de sus canciones, DeMaría reconoce la influencia decisiva de su paso en 2015 por el programa de televisión "A mi manera", aunque esta vez no lo acompañan Nacho García Vega, Sole Giménez, Mikel Erentxun o Marta Sánchez.

En su lugar, "molestó" personalmente a otros colegas para pedirles su colaboración, como el citado Sergio Dalma ("Precisamente ahora"), Chenoa ("Que yo no quiero problemas"), Rosana ("Y si te vas"), Eva Ruiz ("Espérame"), Vanesa Martín ("Cada vez que estoy sin ti") y Manuel Carrasco ("Barcos de papel").

Aunque la fama de estos dos jóvenes intérpretes melódicos con Andalucía en la garganta haya crecido mucho más en los últimos años por la repercusión de la televisión, DeMaría constata que él "ya estaba ahí antes de que ellos llegasen".

"Por eso les agradezco la memoria emocional de estos 20 años sudando la camiseta y picando piedra como para decir: 'Nos está llamando nuestro David y ahí estamos', porque ellos tienen 500 ofertas de trabajo de todas partes para colaborar", subraya.

A los 13 cortes emblemáticos de su carrera se suman cuatro canciones inéditas, incluida "Bernarda", que compuso para la BSO de la película "La casa de Bernard Alba" de Emilio Barrachina, no sin cierto vértigo al ponerle música a una obra icónica de García Lorca por parte de quien acabar de publicar su primer libro de poemas, "Navegantes en un barco de papel" (Ediciones Martínez Roca).

Ante su aniversario musical, le duele "no poder contar con gente que empezó" con él y que se quedó por el camino, porque "el éxito distorsiona no solo al artista, también a los de alrededor", previene quien salió de casa con apenas 17 años y firmando lo que le ponían por delante.

"Ahora con 40 jamás no le haría a un chaval lo que me hicieron a mí, llevarme parte de su creatividad. Por eso digo que cuidado con estos formatos como 'La Voz' u 'Operación Triunfo'. Los niños no son tornillos o productos. He conocido muchos destrozos de vidas", previene.

DeMaría empezará su nueva gira el 17 de mayo en el Teatro Romea de Murcia y pasará por lugares como la sala Barts de Barcelona (25 de mayo), La Riviera de Madrid (1 de junio) o, ya en julio, una parada muy especial ante 200 personas en la isla de Sancti Petri, en la fortaleza de Hércules.

Javier Herrero.