EFEMadrid

El escritor francés David Foenkinos cree que la mayoría de la gente "adora hablar de sí misma" y eso le sirve al protagonista de su nueva obra, un autor como él y que define como su doble literario, para intentar escribir una novela con un desafío: tratará de la primera persona que vea en la calle.

"La familia Martin" (Alfaguara) es el título de la última novela de Foenkinos (París, 1974), un libro lúdico que ha planteado como un "laboratorio de escritura de un libro", según explica en una entrevista con Efe.

Un escritor inmerso en un bloqueo creativo decide llevar a cabo una acción desesperada: el tema de su próxima novela será la vida de la primera persona que se encuentre por la calle. Al bajar, su intención era narrar la vida de una agente inmobiliaria que siempre está fumando en la puerta de la oficina, pero esa mañana no está y, en cambio, ve a una anciana cruzando la calle y decide abordarla y contarle su proyecto. Así dará con la familia Martin.

Y aunque el autor está al principio decepcionado, porque teme que esa señora no sea demasiado interesante, sobre todo después de que la primera conversación que mantengan sea sobre los productos que hay que meter en el congelador, al final descubre no solo sus secretos sino los de toda su familia, que piden ser incluidos en la historia.

Porque "en toda vida hay cosas apasionantes", dice Foenkinos, que está de acuerdo con el escritor protagonista de su libro en que cualquier persona puede ser potencialmente el tema de una novela.

Y aunque la obra habla de la familia Martin, es también "un libro sobre cómo se escribe un libro" donde Foenkinos descubre su forma de contar una historia: "Hay mucho de mi relación con la escritura en el libro", destaca.

Un tema que ya había abordado en la novela "La biblioteca de los libros rechazados" en la que contaba la vida de una obra maestra hallada en un pueblo de la Bretaña francesa donde un bibliotecario decide albergar los manuscritos que han sido rechazados por las editoriales.

Pero Foenkinos nunca escribe novelas parecidas, asegura, porque intenta siempre reinventarse y "explorar nuevos universos": "Es muy emocionante como escritor hacer cosas diferentes y que el lector me siga".

Y recuerda cuando, tras el éxito de "La delicadeza" (2009), novela con la que obtuvo una decena de galardones y que fue llevada al cine, le dijeron que a partir de entonces iba a escribir sobre lo mismo. Pero él, dice, no puede repetir la receta de un libro en otro.

"La familia Martin" le ha permitido, explica, abordar muchos temas que le interesan, como la vejez, la adolescencia, la pareja, las relaciones de trabajo... "Y la familia me permite de una forma novelesca contar todas sus historias, sus misterios, secretos y heridas" pero también hablar de lo cotidiano y sus dificultades.

Personajes que, al tener a un escritor como testigo, modifican todas sus relaciones: "Si un escritor quiere escribir una novela sobre ti, quieres convertirte en un buen personaje. Y es verdad que todos mis personajes empiezan a actuar de una forma novelesca, personajes reales que se convierten en ficción", de tal forma que hasta el propio escritor se convierte en uno de los personajes.

Un libro lleno de humor tras dos "difíciles" novelas anteriores, "Hacia la belleza" (2019) y "Dos hermanas" (2020) y que quiso plantear como "un cuestionamiento de la diversión: todo el rato el escritor se está preguntando si su libro es interesante y si la familia Martin es un buen tema".

En definitiva, agrega Foenkinos, "La familia Martin" es "la aventura extraordinaria de la gente sencilla", una definición que cree que, por otra parte, podría haber sido el título de la novela.