EFEMéxico

Las incursiones al Centro Histórico de Ciudad de México del poeta David Huerta, ganador del Premio Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara 2019, le han persuadido de que en México se lee más poesía de lo que se cree, aunque acepta que al país le hace falta adentrarse más en ese género.

"Son libros que cuestan cinco o diez pesos (de 23 a 46 céntimos d euro) que uno puede comprar, sobre todo, en el Centro Histórico. No están en el circuito comercial exactamente y alguien dirá que eso no es poesía, que es poesía mala, pero se leen", dijo este miércoles a Efe el también ensayista y editor mexicano.

Recordó que algunos autores de esos libros son Antonio Plaza (1833-1882), Juan de Dios Peza (1852-1910) o Guillermo Aguirre y Fierro (1887-1949), "autor de uno de los poemas más famosos de la poesía mexicana, 'El Brindis del bohemio', y se leen esos poemas, por supuesto que se leen".

Huerta (Ciudad de México, 1949) detalló que otros libros forman parte del comercio informal como "El Tesoro del declamador" o "El álbum de oro de la poesía mexicana", que se consiguen en las librerías que ofertan libros viejos en la centro de la capital.

Pese a ello, asegura que a México, en general, le hace falta leer poesía "aunque se lee más poesía de la que se cree".

"Hay un malentendido que me parece un poco grotesco y tonto. Si los libros de poesía no están en el circuito de la compraventa, entonces dicen que no se lee poesía. Pero ¿quién les dijo eso? ¿por qué leer poesía o el conocimiento o curiosidad está sujeta o unida al circuito comercial", cuestionó.

Dijo que para él hay algo muy sencillo de explicar, que él ha comprobado, "más o menos", a lo largo de su vida, y es que "en las casas mexicanas hay libros de poesía desde hace varias generaciones y la gente lee sus poemas".

LA POESÍA SIEMPRE ES VIGENTE Y SIEMPRE HA SIDO ÚTIL

Huerta, quien hace dos semanas fue nombrado ganador del Premio Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) de Literatura en Lenguas Romances 2019, señaló que la poesía "siempre es vigente y siempre ha sido útil, aunque no pertenece al círculo de las grandes empresas de consumo masivo de entretenimiento".

Dijo que eso no significa que "aun siendo relativamente minoritario (el circulo de lectores), no tenga un gran peso a la larga en la historia de las comunidades".

"En la utilidad de la poesía está su vigencia y no es una vigencia inmediata; es una vigencia que se va desplegando a lo largo del tiempo", apuntó.

El autor, uno de los referentes de la poesía mexicana contemporánea, explicó que en la vida cotidiana hay muchas formas en nuestras comunicaciones que vienen de la poesía. "Cuando decimos 'Ardió Troya' somos homéricos y cuando decimos 'Cómo pasa el tiempo' somos virgilianos", dijo.

"Ahí está la utilidad de la poesía; está al servicio de nuestras comunicaciones a largo plazo. Pero también hay que decir que la poesía sirve cuando uno entra en contacto con ella para poder vivir lo que yo ya llamo la soledad de nuestra mente", manifestó.

Aseveró que "pocas expresiones, obras, quehaceres y tareas humanas consiguen llegar tan lejos como los buenos poemas, tan lejos en las posibilidades de algo tan singularmente humano como el lenguaje articulado".

EL OFICIO DEL POETA CONSISTE EN APRENDER A VIVIR POÉTICAMENTE

Huerta, hijo del poeta Efraín Huerta y de la destacada feminista Mireya Bravo, explicó que "la poesía no es solamente algo que se hace, como poner una palabra detrás de la otra en la computadora o en la hoja en blanco, sino es aprender a vivir de una manera" que él llama "vivir con los ojos y los sentidos abiertos".

De acuerdo con el autor, "el oficio del poeta consiste en aprender a vivir poéticamente" y persigue el mismo objetivo que el filólogo y el lingüista: satisfacer "una curiosidad enorme por cómo funciona el lenguaje y cómo podemos hacer que funcione de una manera más plena".

El autor de "Cuaderno de noviembre" (1976) o "El azul en la flama" (2002), dijo no saber si la riqueza del lenguaje "es infinita, pero es enorme, muchísimo más allá de lo que todos los días podemos discernir".

LA POESÍA TIENE EL PODER DE HACERNOS CAMBIAR

"Uno no es la misma persona antes de leer a César Vallejo que después de haberlo leído; algo cambia y uno le toca descubrir qué es, a menos que tengamos una sensibilidad tan maltratada que no nos cambie nada", afirmó.

Dijo que ese poder de la poesía "es un poder metamórfico" que calificó de "absolutamente extraordinario", similar a muchas otras experiencias estéticas como las de los directores de cine o escritores.

"(Esas prácticas) tienen un ingrediente poético. No digo que sea mágico, pero especialmente entre quienes están encargados de esa tarea, poetas y artistas en general, pueden operar esas metamorfosis porque esa es la tarea del arte, cambiar a quienes somos más pobres en alguien menos pobre", finalizó.

Al concederle el Premio FIL a Huerta, que recibirá en diciembre en la ciudad mexicana de Guadalajara, el jurado destacó "su dominio y asimilación de las más diversas tradiciones de la modernidad y las vanguardias literarias latinoamericanas".