EFEParís

La pianista y cantante canadiense Diana Krall ofreció en París un adelanto de su nuevo álbum, "Turn up the quiet", en un concierto exclusivo que sirvió para rendir tributo a su productor Tommy LiPuma, fallecido el pasado marzo.

Ante unos 250 espectadores, la voz ronca y cálida de Krall interpretó, por primera vez en directo, temas de "Turn up the quiet" ("Aparezca la tranquilidad"), lanzado el pasado 5 de mayo y cuya gira mundial comienza en junio.

Clásicos del jazz como Chat Baker ("Isn't It Romantic"), Nat King Cole ("Love") o Cole Porter ("Night and day") resonaron en el mítico Theatre Dejazet parisino, el mismo emplazamiento en el que llegó a tocar Mozart ante la reina María Antonieta cuando era un local dedicado al juego de palma.

Ataviada con un elegante y riguroso vestido negro y acompañada de su indomable melena rubia, Krall, de 52 años, se emocionó en el final del recitar, cuando evocó a su amigo y productor Tommy LiPuma, fallecido en marzo y con el que trabajó los últimos 25 años.

La canadiense, acompañada de contrabajo, batería, guitarra y violín, le dedicó "They Can't Take That Away from Me", de George Gershwin y Ira Gershwin.

"Te veré en mis sueños", finalizó en su estribillo de Krall, quien no pudo contener las lágrimas en el sentido homenaje.