EFEFigueres (Girona)

Diez fotografías de Salvador Dalí durante la construcción de su Teatro Museo de Figueres (Girona) protagonizan una exposición con motivo del 47 aniversario de la apertura de este espacio, considerado la última gran obra del genio surrealista.

Todas las instantáneas, que se exhiben al público a partir de este viernes, son obras del que fue amigo y vecino del pintor, Melitó Casals, conocido como Meli.

La muestra, titulada "Dalí en su Teatro Museo visto por Meli", se ubica en una de las salas de la zona de la cripta y conmemora ese 47 aniversario que se cumple el próximo 28 de septiembre.

La directora de los museos que componen el triángulo daliniano, Montse Aguer, ha explicado en el momento en que los visitantes accedían a la exposición que el autor de las instantáneas, que residía en Figueres, conoció al pintor en 1949.

"Fue el que más lo siguió durante el proceso de construcción del Teatro Museo", ha detallado Aguer, quien ha subrayado que las fotografías muestran a Salvador Dalí "concentrado, dando indicaciones o directamente trabajando".

También ha definido esta nueva propuesta como una "exposición documental" y ha señalado que es interesante para el visitante, "del que no se sabe hasta qué punto conoce de la implicación de Dalí con este espacio".

De ese esfuerzo de creación de "su última gran obra", Montse Aguer ha manifestado que fue "extenso en el tiempo" hasta el momento de la inauguración.

Aguer ha puesto como ejemplo que Salvador Dalí vivía allí mismo en los últimos años de la construcción, en la conocida como Torre Galatea, "y daba indicaciones a Antoni Pitxot -el que fue su director- de detalles o elementos que quería que se incorporasen".

"Dalí decía que el Teatro Museo tenía que ser un espacio vivo y en diálogo constante", ha añadido su actual directora, que relevó a Pitxot tras su fallecimiento en 2015.

Los trabajos de construcción consistieron en la rehabilitación del antiguo teatro municipal de Figueres y en las fotografías de Melitó Casals se aprecia cómo el pintor ampurdanés retoca los plafones del techo de la zona denominada Palacio del Viento, que alberga una inmensa cúpula.

También se ve a Salvador Dalí junto a Gala y a Antoni Pitxot en un momento en que supervisan la instalación de las esculturas de los monstruos "grutescos" en el patio de butacas.

Las instantáneas reflejan la complicidad entre Meli y Dalí y muestran al segundo en plena creación de la que fue su última gran propuesta artística, ya que concibió el Teatro Museo de Figueres como una obra en su conjunto.

A esa tarea se dedicó de manera ardua, especialmente en los años 70 del siglo pasado, y sus actuales responsables han querido recoger aquella época a través de esta exposición.

El proyecto responde además a la labor de reordenación y digitalización realizada por el Centro de Estudios Dalinianos, sobre todo durante la pandemia.

La Fundación Gala Dalí ya contaba con una amplia representación del fondo Meli relacionado con el pintor, pero ese trabajo de digitalización de unos 9.000 negativos se ha acelerado gracias también a la colaboración con el hijo del fotógrafo, Jordi Casals.

Una de las instantáneas destacadas es una sala oscura en la que los focos directos convierten a cada instantánea en protagonista y en testimonio de aquellos años en la que muestra a Salvador Dalí en el momento en que pintaba el cartel que anunciaba las obras en 1970.

A primera hora de este viernes, antes de la apertura de puertas del Teatro Museo de Figueres, numerosos visitantes hacían cola para acceder a su interior y ser los primeros en contemplar esta nueva propuesta conmemorativa.