EFEMadrid

Leticia Dolera y Manuel Burque, creadores de la serie "La vida perfecta", han inaugurado hoy en Madrid la primera edición del festival Iberseries Platino Industria con la presentación del primer capítulo de su segunda temporada, que retoma a los mismos personajes con un punto más "existencialista".

"Ha sido muy dura de hacer, nos costo mucho escribir esta segunda temporada porque no queríamos pasar por los mismos sitios de la primera y por cuestiones vitales -ha detallado Burque- le hemos puesto más existencialismo".

Escrita antes y durante la pandemia, a Burque le queda la sensación de que "todo esto que ha pasado" ha impregnado la serie. "Yo me he reído mucho con ella, pero creo que la escribimos como drama, y creo que es muy distinta a la primera", ha resumido el guionista.

Para Dolera, cuando dijo sí a Movistar a una segunda temporada, que nació autoconclusiva, lo primero que pensó es que quería "ser fiel a lo que les iba a pasar a los personajes y estar a su altura, y de sus emociones: de esas vidas perfectamente imperfectas que ellas llevan y que todas llevamos".

La directora y protagonista de la serie, acompañada de Burque que coescribe y también actúa en la serie, y de los productores Oriol Maimó (productor ejecutivo de Corte y Confección) y Susana Herrera (jefa editoral de Movistar+), explicó en una rueda de prensa que, en esta temporada, sintió "la necesidad de hablar de los cuadros de ansiedad posparto y de la desmitificación de la maternidad".

Y así aparece María, con su bebé de seis meses, decepcionada, agobiada, sola y de muy mal humor, mientras su amiga Cris (Celia Freijeiro) está más radiante que nunca, dispuesta a recuperar su matrimonio, y su hermana Esther (Aixa Villagrán) ha decidido sentar cabeza y experimenta un cambio radical: ya no trasnocha, no se droga y tiene pareja estable.

"María iniciará un viaje a enfrentarse a ese miedo del que lleva huyendo desde la primera temporada", terapia incluida, desvela Dolera; Cris y Pablo investigarán el modo de encontrarse como amantes y probarán distintos pactos sexo-afectivos de los que se habla mucho y "contar las dificultades: en la teoría las cosas parecen sencillas, pero luego no es tan fácil".

Se verá si "Esther encaja en esa madurez que ella busca" y Gary "se tendrá que enfrentar a la paternidad porque él no va a poder huir de su discapacidad, cómo y a qué limitaciones se enfrenta. Y aunque la serie es luminosa, también queríamos hablar de eso", comenta la directora, para quien Enriq Auquer vuelve a hacer un trabajo "delicioso".

Insiste Dolera en que "María no tiene una depresión, pero sí un cuadro de ansiedad posparto, que es algo que les pasa a muchas mujeres que se enfrentan a la maternidad con culpa, porque no está siendo todo lo bonito y maravilloso que les han dicho que sería y se castigan por no tener esos sentimientos y no estar en una nube constante".

La actriz, también directora del largo "Requisitos para ser una persona normal" (2015), agrega que, si en la primera temporada se contaba cómo "la vida te pone del revés y tienes que recolocarte", los personajes de la segunda, "y nosotros mismos, comprobamos que la vida no solo te da la vuelta una vez, sino que está dando vueltas todo el tiempo, y ahora estas del revés por una cosa y mañana por otra, y la pandemia fue como el ejemplo perfecto".

"La vida perfecta", considerada el año pasado la mejor serie en Cannes, también guarda sorpresas, como nuevos personajes: hay un bebé y Gary tiene novia, interpretada por una actriz con discapacidad, Sara González, y Esther que se quiere casar con Julia, a la que da vida Miriam Iscla.

Asimismo, dos de los capítulos han sido dirigidos por dos jóvenes cineastas, Lucía Alemany, el tercero, e Irene Moray, el cuarto.

Dolera ha destacado de la serie cómo se muestra "la red de amistad que te va a sostener cuando estás para abajo", un apoyo que demuestra que "no hace falta caerte y levantarte solo, sino que lo puedes hacer con la ayuda de tus amigas y amigos", que son la "familia que tú eliges".

"El humor era lo que nos ayudaba a no caer en un pozo de existencialismo, reflexión y depresión. El humor, que tanto para Burque como para mí es una forma de coger aire y mantenerle el pulso a la vida, en la serie nos sale de manera natural", ha concluido la protagonista de "De tu ventana a la mía" (2011).

Esta segunda temporada llegará completa a Movistar+ el 19 de noviembre, con la novedad de que se emitirá en toda Latinoamerica y en Estados Unidos, además de Alemania, Francia y Polonia, "entre otros muchos países", ha adelantado Herrera.