EFEBarcelona

Conocido por el gran público por su papel de Charlie Pace en la serie televisiva "Lost" o por ser Mariadoc Brandigamo en la trilogía de "El Señor de los Anillos", el británico Dominic Monaghan asegura a Efe que en todo proyecto cinematográfico lo más importante es siempre el guión.

Monaghan, que se encuentra en el Festival de Cine Fantástico de Sitges por ser el protagonista masculino de la película "Pet", de Carles Torrens, ha afirmado que todo lo bueno que ha hecho a lo largo de su carrera, desde "Lost" a títulos del celuloide como "I sell the Dead", ha sido porque detrás había un buen guionista.

A su juicio, si el escritor es bueno "el actor puede construir sobre eso, los papeles se representan mejor, el director o el cámara lo hacen bien". "Todo empieza con un buen guión", destaca.

Sobre la película "Pet", cuyo guión conoció hace diez años y no ha parado hasta conseguir el papel principal, indica que en la cinta "ocurren algunas actividades criminales que se hacen en nombre del amor, una emoción arrolladora, sin saber muy bien por qué se hacen".

Explica que cuando estaba rodando la serie "Lost" hubo una huelga de guionistas que llevó a los actores a parar de trabajar y entonces le cayó el guión de este film y empezó a trabajar el personaje.

Sin embargo la actriz que lo debía acompañar quedó embarazada, él empezó a rodar una nueva temporada de "Lost", y el proyecto "quedó parado". "Pero le dije a mi agente que estuviera al caso porque me gustaba mucho el personaje de Seth y el guión", añade.

Supo después que Torrens lo había comprado y subraya: "le quise conocer, me senté con él y un mes más tarde empezábamos a rodar la película".

Imposible estar con Monaghan y no preguntar por el personaje de Charlie Pace en "Lost", que lo ha llevado a ser conocido mundialmente y a no poder pasear sin ser reconocido en ciudades como Barcelona.

"Es muy bonito que cuando tú haces un proyecto como personaje veas como la gente se enriquece y en España eso lo noté mucho, fue diferente de Inglaterra, pero también es cierto que a veces, con la fama, te pueden hacer fotos peligrosas, porque pueden cogerte en falta", agrega.

Asegura que un verano fue al barcelonés mercado de la Boquería o paseó por la plaza Cataluña y "todo el mundo" le conocía y recuerda que hubo quien le explicó que en la ciudad incluso había un bar dedicado a la serie. "No he ido todavía, pero algún día lo haré", se compromete.

Sobre el controvertido final, confiesa que no lo ha visto porque cuando lo emitieron él vivía en Estados Unidos y estaba trabajando. "He estado dentro de la serie pero no la he visto, sé lo que dijo la audiencia en su momento y unos creían que el final era perfecto y otros no", apostilla.

Forofo del Manchester United, afirma, sin embargo, que Messi es un genio y, contundente, también dice que le gusta mucho España, donde reside un hermano suyo y donde sus sobrinos hablan en castellano.

Dominic Monaghan, con las uñas pintadas combinando el rojo y el negro y un enorme anillo en uno de sus dedos, precisa que le encanta viajar a Sevilla o Tarifa, porque practica el surf, y comer "patatas bravas, boquerones o pan con tomate".

A su juicio, en España la gente "vive con pasión, parece que vive realmente la vida, la disfruta".