EFEMadrid

El actor Lambert Wilson, que encarna al célebre divulgador de los fondos marinos Jacques Cousteau en el biopic "Jacques", cree que ante la costumbre que tienen los franceses de "decapitar" a sus héroes, como hicieron con Cousteau y "ahora hacen con Macron", se impone reivindicar su figura.

"Los franceses somos muy de decapitar a nuestros héroes; lo hicimos con Cousteau y eso mismo está pasando ahora con Emmanuel Macrón. Hace tres meses era nuestro héroe absoluto y ahora la gente no le soporta. Acaba de empezar a actuar pero ya se le quieren quitar de encima".

Así se expresa el actor en una entrevista con Efe realizada hoy en Madrid con motivo del estreno de la cinta en España el próximo viernes.

Wilson explica que, tanto el director Jerome Salle (París, 1971), como él, que nació un poco antes, en 1958, crecieron "en el mito de Cousteau", como millones de personas en el mundo.

Y a los dos les costaba trabajo pensar que "todo aquello que supuso este hombre hubiera desaparecido", ya que ni sus propios hijos sabían quién era. Así empezó todo.

Wilson solo tiene recuerdos positivos de aquel mítico comunicador que aparecía en los hogares rodeado de mar y peces, un "abuelito aventurero", dice el actor, que "siempre parecía esta pasándolo bien en el Calypso, con sus marineros, comiendo, bebiendo, riendo y que, de vez en cuando, buceaban".

"Era todo muy sensual, era muy atractivo ese mundo, era vida. Por su culpa hubo muchas vocaciones, pero no sabíamos mucho de él. Menos en Francia, el mito se ha mantenido, pero en mi país el fenómeno es un poco más complejo, porque se ha querido destruir ese mito".

Reconoce que la imagen que ha trascendido de Cousteau no es la que se da en esta película, donde Salle incide en aspectos de su vida personal que sorprenden; incluso a Wilson, que "no tenía ni idea" de que fuera un ligón, por ejemplo.

"Cuando llegaba a Nueva York, las mujeres iban a esperarle, como si fuera un sex-symbol, y eso que no era guapo, precisamente", se ríe Wilson

Así, el versátil Lambert Wilson, hijo del director del Teatro Nacional Popular de París George Wilson, recordado marido de Monica Bellucci en "Matrix Revolutions" y uno de los monjes de "De dioses y hombres", se convierte ahora en el comandante y explorador submarino Jacques Cousteau, en una transformación sorprendentemente real.

Cousteau, dice, "no era científico pero inventó un montón de cosas gracias a su curiosidad, fue el primero que rodó bajo el agua. Fue único, excepcional, le debemos mucho. Realmente, uno de los últimos auténticos exploradores porque descubrió un mundo totalmente desconocido".

"Eso generó muchas envidias entre los científicos porque, sin serlo -nunca dijo que lo fuera-, tenía acceso a una popularidad enorme", agrega.

En la cinta se reflejan tanto esos momentos de gloria, cuando prueba por primera vez sus aparatos autónomos que permiten respirar dentro del agua o cuando recibe la Palma de Oro del Festival de Cannes por el documental filmado junto a Louis Malle, hasta las tensas -por no decir imposibles- relaciones afectivas con su familia, más con su hijo Philip.

Justo fue este aspecto de la personalidad del personaje lo que más costó interpretar a Wilson.

"Me recordaba demasiado a mi propio padre. Su vida y la mía tenían paralelismos sorprendentes; yo sería el equivalente a Jean-Michel, el hijo menos apreciado. Mi padre tenía esa misma capacidad de Cousteau de compartir con sus hijos su pasión, mi padre por el teatro, Cousteau con el submarinismo".

"Pero en cuanto dimos los primeros pasos en su oficio -yo en la actuación, Philippe en el cine- su reacción fue violenta. Son hombres como los leones viejos que no quieren compartir su territorio".

Por eso, resume el actor, "creo que 'Jacques' es cine sobre la relación entre padres e hijos, es la historia de amor de hombres que no pueden expresarse.

Basada en los libros "Mi padre, el capitán Jacques-Yves Cousteau", de Jean-Michel Cousteau, y "Capitaine de la Calypso", de Albert Falco, cuenta en el reparto con Pierre Niney y Audrey Tautou, en los papeles del hijo Philippe y la mujer de Cousteau.