EFEMadrid

El periodista y escritor sueco Pascal Engman, inscrito en la tradición de novela negra de denuncia social, ha dedicado su último libro a alertar sobre el movimiento misógino y antifeminista "incel", vinculado a acciones violentas, y ha augurado a Efe que será un problema creciente los próximos años.

"Los que odian a las mujeres", editado en español por Roca, es el título de la última novela de Engman, segunda parte de una trilogía protagonizada por la detective Vanessa Frank y en la que la ciudad de Estocolmo es el escenario de una serie de asesinatos machistas que se enmarcan en el contexto "post Metoo" de Suecia.

Una novela en la que se muestra que, aunque el consenso tanto mediático como político es generalizado en torno al feminismo y la igualdad, aún queda un resquicio de negacionismo y en forma de machismo radical inoculado en algunos hombres, que va creciendo hasta estallar una violencia extrema.

Así, aborda el fenómeno "incel", integrado por los que se denominan célibes involuntarios, varones que se juntan en diferentes comunidades virtuales en contra de las mujeres "a las que, en el mejor de los casos, ven como meros objetos".

"Odian a las mujeres y las deshumanizan" en una forma similar a la que ocurría con los judíos en los campos de concentración nazis o como los terroristas yihadistas al hablar de "cerdos infieles", explica el autor.

Los "incel" son grupos anónimos, aunque se cree que alrededor del 80 por ciento viven en América del Norte y Europa y el 90 por ciento son menores de 30 años, asegura Engman, que advierte del peligro de esta comunidad global ya que, sostiene, más de 60 personas han sido víctimas de este movimiento en el último año.

Así, recuerda, el pasado mes de agosto un joven de 22 años asesinó a cinco personas, incluida a una niña de tres años, durante un tiroteo por las calles de un suburbio residencial de Plymouth, en el suroeste de Inglaterra y su canal de YouTube estaba suscrito a otro denominado Incel TV.

Y Alek Minassian, autor de la matanza de 10 personas en Toronto en abril de 2018, antes de iniciar su ataque colgó en Facebook un mensaje misógino en el que señalaba que "la rebelión 'incel' ha empezado" y, tras su arresto, declaró a los investigadores policiales que estaba frustrado sexualmente porque nunca había tenido una novia y era virgen.

Tras este ataque, Pascal Engman comenzó a documentarse sobre los "incel" al darse cuenta del "peligroso odio" que inspira este movimiento que, está convencido, irá a más.

Porque siempre ha habido hombres solos y rechazados sexualmente "pero en la actualidad tienen ese lugar virtual anónimo donde pueden deshumanizar a las mujeres, a las que convierten en su enemigo", advierte el escritor.

De padre chileno, Pascal Engman se traslada siempre a Chile desde Suecia para escribir sus libros y, en sus novelas negras también homenajea a este país a través de uno de sus personajes.

Así, el autor recupera en "Los que odian a las mujeres" las vidas de la investigadora y de Nicolas Paredes de su anterior obra, "Tierra del Fuego", en la que acabaron colaborando juntos para desenmascarar una trama criminal de tráfico de menores entre Suecia y Chile.

En sus novelas, más allá de la trama criminal, el autor intenta poner el foco y criticar diferentes aspectos de la sociedad, como ha hecho en otra ocasión hablando también de los "sin techo", siguiendo así, señala, la tradición de la novela negra sueca que aprovecha para poner el foco en esos aspectos sociales.