EFEPalencia

El paleógrafo José Manuel Ruiz Asencio y el catedrático de Historia del Derecho Félix Martínez han confirmado este miércoles que el Estudio General de Palencia, creado en la última década del siglo XII, fue la primera universidad española, y que la de Salamanca (1218) surgió a imitación del primero.

En la presentación de "La antigua Universidad de la Catedral de Palencia. Documentos e historia", editada por el Instituto Castellano y Leonés de la Lengua para conmemorar el VII Centenario de la Catedral de Palencia, tanto Ruiz Asencio, emérito de la Universidad de Valladolid, como el catedrático de Historia del Derecho de la Universidad de Valladolid, Félix Martínez, no han dudado en afirmar, tras sus investigaciones, que en Palencia estuvo el primer centro de estudios superiores, germen de las actuales universidades, donde impartieron lecciones reputados maestros europeos.

"Sin la menor duda, en Palencia estuvo la universidad más antigua de España", ha afirmado Ruiz Asencio, una conclusión que ha compartido Martínez al asegurar que no existe "ninguna duda" de que el Estudio General de Palencia es "muy anterior" a la Universidad de Salamanca y que ésta surgió a imitación suya.

"Ni siquiera los salmantinos lo discuten. Cuando se funda Universidad de Salamanca, ya estaba funcionando el Estudio palentino desde finales del siglo XII", ha añadido Ruiz.

"El de Palencia es uno de los estudios generales más antiguos de Europa, coetáneo de la Universidad de París", ha añadido el catedrático de Historia del Derecho, quien ha explicado que surgió en torno a la catedral de Palencia a finales del siglo XII y "feneció" en torno a la misma, ya que no prosperaron y "desaparecieron por inanición", porque no hubo una buena financiación ni recursos económicos.

En la publicación se localiza dónde estuvo el Studium Generale y se advierte que en él la docencia fue tan novedosa (Artes Liberales ?del Trivium y el Quadrivium?, Teología, la Jurisprudencia canónica o civil y la Medicina), que llamó la atención de estudiantes como Santo Domingo de Guzmán o Pedro González Telmo, atraídos por el crédito y el prestigio de sus docentes.

Todos los documentos relativos a la misma están vinculados a los obispos de la sede, en especial Don Tello Téllez de Meneses, y los miembros del cabildo catedralicio, que, contando con el favor del Papado, sufragaron su mantenimiento con rentas procedentes del diezmo eclesiástico.

La investigación se ha basado en seis documentos pontificios que fueron publicados por primera vez en 1942 y contiene una rúbrica dedicada expresamente a esta Universidad o un formulario para escribir cartas, escrito por un alumno.

A ellas se deben añadir las tres lecciones o lecturae de jurídica procesal, fechadas entre 1183 y 1194, debidas a un canonista de origen boloñés, Ugolino de Sesso, que fue maestro del Estudio General palentino, conservadas en un códice manuscrito del Archivo de la Corona de Aragón, y que constituyen el texto universitario más antiguo de España.

Poco después de 1263 la Universidad fue trasladada a Valladolid, pero el inmueble que la alojaba perduró usado como prestigiosa Escuela de Gramática (hoy entraría en la categoría de Estudios Superiores) hasta la Desamortización de Mendizábal, ya en el siglo XIX.

Usando un apeo de 1513 de las casas y corrales que tenía el cabildo en la ciudad de Palencia, acuerdos de las actas capitulares y planos de la ciudad de los siglos XVIII hasta principios del XX, ha sido posible la elaboración de un capítulo con la descripción y localización del inmueble del Estudio.