EFEPeralada (Girona)

Con una larga ovación. Así ha empezado y así ha acabado el concierto ‘La nit de Josep Carreras’, que el tenor barcelonés ha ofrecido este miércoles en el festival Castell de Peralada, que le ha rendido homenaje entregándole la medalla de honor.

“Es una leyenda de la lírica. Sus actuaciones están siempre marcadas por la elegancia y la maestría que desprende el tenor en cada una de sus actuaciones”, han destacado los organizadores del festival.

Y es que Carreras firmaba esta noche la novena actuación en este escenario del Alto Ampurdán. Lo ha hecho junto con la soprano Martina Zadro y la Orquesta Sinfónica del Gran Teatro el Liceu; todos ellos bajo la dirección de David Giménez.

El tenor, de 75 años, ha ofrecido un recital muy variado, con fragmentos de óperas y canciones napolitanas y catalanas. Algunas las interpretó en solitario y otras con la Matina Zadro.

La Orquesta Sinfónica del Gran Teatro el Liceu ha sido la encargada de abrir el repertorio con ‘Le Cid. Ballet Suite’, de Jules Massenet. Justo al acabar, Carreras ha salido al escenario para ofrecer la primera de sus interpretaciones: ‘L’ultima canzone’.

En la primera parte del concierto, orquesta, tenor y soprano se han ido alternando. Así, el cantante ha seguido con ‘Cançó d’amor i de guerra’, de Rafael Martínez; ’T’estimo’, de Edvard Grieg, y ‘The Man in La Mancha’, de Mitch Leight, que ha sido el tema elegido para finalizar los primeros 40 minutos.

Antes, la soprano ha cantado ‘I Vespri Sicilia. Bolero’, de Guiseppe Verdi y ‘Faust’ de Charles Gounod; sin olvidar uno de los dos duetos que interpretaron Carreras y Zedra: ‘Je te veux’, de Erik Satie.

Tras el intermedio, ha llegado uno de los momentos más emocionantes. En las pantallas que había a ambos lados del escenario se han proyectado imágenes de las ocho actuaciones que a lo largo de su trayectoria ha ofrecido Josep Carreras en Peralada.

Ha aparecido un fragmento de las emotivas palabras que pronunció en su debut en Peralada, en 1988, en el concierto que significaba su regreso a los escenarios tras una larga lucha contra la leucemia de la que logró salir victorioso.

También se han mostrado fragmentos los recitales que ofreció con Montserrat Caballé, o junto a los Tres Tenores (Carreras, Plácido Domingo y Luciano Pavarotti).

A continuación, la presidenta de la fundación Castell de Peralada, Isabel Suqué Mateu, le ha entregado la medalla de honor del festival. Los organizadores han destacado que Carreras es uno de los artistas más queridos y admirados en Peralada, y todas sus actuaciones acaban igual: con el público en pie y una larga ovación.

En la segunda parte del concierto, cantante, soprano y orquesta han continuado alternándose. Así, Carreras ha ofrecido ‘Serenata sincera’ de Alessandro Derevitsky; ‘Passione’, de Nicola Valente, e incluso se ha atrevido con un bolero clásico: ‘El día que me quieras’, de Carlos Gardel.

Una de las grandes sorpresas de la noche ha llegado en el tramo final y con la canción ‘Un núvol blanc’ de Lluís Llach. Sin que nadie lo esperara, la ganadora del talent show de Tv3, Mariona Escoda, ha cantado a dúo con el tenor este clásico de Llach.

La soprano, por su parte, ha completado su recital con ‘Les filles de Cadix’, de Léa Délibes; ‘Giuditta’, de Franz Léhar, y el segundo dúo de la noche con el tenor: ‘Non ti scordar di me’, de Ernesto de Curtis.

Para finalizar un concierto tan especial, el tenor se ha despedido de uno de sus escenarios favoritos con ‘Core’n grata’, de Salvatore Cardillo, que el público ha acabado ovacionando, puesto en pie, durante varios largos minutos.