EFESan Sebastián

El Festival de San Sebastián ha decidido reirse de sí mismo en la gala de inauguración que da comienzo a diez de días de cine, ya que los guionistas Borja Cobeaga, Diego San José y Borja Echevarría, a los que encargaron escribir la gala, no han dejado títere con cabeza.

Las actrices Nagore Aranburu ("Loreak"), en euskera, y Belén Cuesta ("La llamada"), en castellano, han sido las encargadas de presentar una gala corta, divertida y ácida, que ha hecho las delicias del público.

Hasta el presidente del jurado, Alexander Payne, optó por bromear con las películas que optan a la Concha de Oro: "algunas nos gustarán, otras no", ha dicho provocando la risa del público que abarrotaba la sala grande del Kursaal.

La fiesta ha comenzado con un recuerdo a la presidenta de la Academia de Cine, Yvonne Blake, fallecida este verano, y ha continuado con bromas y chascarrillos en castellano, con Belén Cuesta justificando su presencia en la gala porque Rebordinos le había confundido con Belén Rueda.

Después del juego de palabras, se sucedieron una tanda de vídeos con imágenes de las películas que conformarán las secciones de este año, especialmente ácido y divertido el dedicado a la Sección Perlas que "bien podría haberse llamado 'del Festival de Cannes'".

Todo ha sido objeto de risas: desde la farola que simboliza el Festival, a la "costumbre" de los premiados de quedarse en San Sebastián a comer y beber; así el propio Subijana ha participado en un vídeo para presentar a un falso ganador de la Concha de 2007 que aún no se había levantado de su mesa.

Desde las críticas a la selección de películas -"aquí vienen películas maravillosas que no han querido en Cannes ni en Venecia ni en Berlín tampoco", ha dicho Cuesta, hasta al propio director del certamen, José Luis Rebordinos, al que han propuesto cambiar por Pablo Motos.

Más en serio, han destacado que el Festival de Cine Internacional de San Sebastián (SSIFF) es el que mas mujeres tiene en competición oficial, y han celebrado los veinte años del programa de RTVE "Días de cine", con la presencia de una emocionada Cayetana Guillén, su presentadora.

En la gala también se hizo entrega del premio FIPRESCI de la crítica internacional a la película "El hilo invisible", de Paul Thomas Anderson, primer cineasta que lo consigue en tres ocasiones.

Muy celebrada también la presentación del asesor que enseña a los invitados internacionales de decir "gabón" (buenas noches) y "eskerrik asko" (gracias), un abnegado funcionario que se rinde con el Premio Donosti de este año, el japonés Hirokazu Kore-Eda.

Tampoco le salió muy bien el entrenamiento al Premio Donostia 2017, Ricardo Darín, que no logró pronunciar las 'gracias' correctamente en euskera, precisamente, dijo, porque le sonaba al japonés "arigato".

Darín, y su compañera de reparto en "El amor menos pensado", Mercedes Morán, que hoy celebraba su cumpleaños, junto al director de la película, Juan Vera, presentaron al público la cinta que abre el Festival y la competición, ya que concursa por la Concha de Oro y que se proyectó a continuación.