EFEMahón

El filósofo y escritor francés Edgar Morin exmiembro de la Resistencia y próximo a cumplir 100 años, "conoció, desconoció y reconoció" a Albert Camus, a quien considera un ejemplo de "moral inflexible" y ha apostado, como él, por el entendimiento entre los países del Mediterráneo.

Las palabras de Edgar Morin (París, 1921) en el discurso de aceptación del Premio Mediterráneo Albert Camus, han sido escuchadas este viernes a través de un vídeo, ya que no ha podido asistir presencialmente al Teatre Principal de Mahón, donde se ha celebrado la ceremonia de entrega al sociólogo, filósofo y escritor.

A Camus "lo conocí, lo desconocí y finalmente lo reconocí", decía Morin. Se conocieron durante la ocupación alemana y ya le apreciaba como escritor. Y sabía que estaba en una red de resistencia, la red Combat, mientras Morín estaba en otra. Y después de la liberación de París, se encontraron varias veces, "siempre de manera muy cordial, ya que era una persona luminosa y muy abierta".

Sin embargo, Morin era en esa época comunista y pensaba que había que ser pragmático y que el fin justificaba los medios. Por tanto "cuando Camus tomó esa postura, tan noble y tan bella, yo no la entendí en su momento. Necesité algunos años, pocos años, 3 o 4, para entender la profundidad tan justa de Camus", alguien de "moral inflexible" y que fue un ejemplo para él.

"Mientras que la inteligencia francesa estaba en un estado de degradación ética, conceptual e intelectual, Camus fue un ejemplo", rememoró el filósofo francés cuando le concedieron el premio.

Por eso, el recibir el premio Albert Camus ha sido para él una forma de reencontrarse con el premio Nobel y restablecer "el contacto perdido".

También comparte con Camus la "exaltación del Mediterráneo": "Soy profundamente un mediterráneo. Es algo visceral en mi. Y lo que escribe Camus sobre el Mediterráneo me toca físicamente y muy profundamente".

Desde hace muchísimo tiempo, Morin milita por la comprensión entre los pueblos del Mediterráneo "y por todo lo que tenemos en común a través nuestra formidable diversidad".

Morin fue galardonado por su labor como pensador interdisciplinar, su reflexión libre y constante de la condición humana y el futuro del planeta, lo que le han convertido en una referencia ética imprescindible de nuestro mundo, según destacó el jurado del premio Albert Camus, que presidió el director del Instituto Cervantes, Luis García Montero.

El pensador francés Edgard Morin, que el próximo mes de julio cumple cien años, fue reconocido "por su rechazo a los dogmas, su pensamiento sobre la incertidumbre y las formas de enfrentarla".

También se ha entregado esta tarde, en una ceremonia presentada por la actriz menorquina Laura Pons y la periodista Rosa María Calaf, el primer Premio Incipiens, que apoya proyectos de reflexión periodística, y que ha recaído en el argelino Abdo Shanan por su trabajo "A Little Louder", que relata la realidad de las revueltas en el Mediterráneo centradas en Argelia.

Shanan (Orán, Argelia, 1982) recoge en este trabajo la voz de la insurrección ciudadana del Hirak, a través de retratos de ciudadanos, muchas veces anónimos, a los que también entrevista.

Tras la entrega de los premios, la cantante israelí Noa ha interpretado junto al músico Gil Dor varios temas de su último disco "Afterallogy", que lanzó a finales del pasado mes de abril, además de otras piezas de su anterior trabajo "Letters to Bach".

Con este acto ha comenzado la tercera edición de las Trobades Mediterráneas Albert Camus que se celebra bajo el lema "No hay vida sin diálogo", a las que asisten autores marroquíes y argelinos, palestinos e israelíes, franceses y españoles en Sant Lluís, localidad natal de la abuela del escritor francés.

Sandra Maunac, directora de las Trobades, ha destacado cómo estos encuentros pretenden "propiciar rebeldía", un espacio de reflexión crítica a ambos lados del Mediterráneo, una unidad en su diversidad y ser un "contrapeso al pensamiento económico que domina nuestras sociedades".

Por Carmen Naranjo