El Consejo de Ministros ha autorizado hoy al Museo Nacional del Prado a contratar las obras del Salón de Reinos, la nueva ampliación del Prado, por un valor de 29,7 millones de euros y que comenzarán en julio de 2022.

El trámite es un paso más en el largo proceso para que la nueva ampliación del Prado sea una realidad.

El proyecto, firmado por Carlos Rubio y Norman Foster, data de 2016 y debería de estar más avanzado, pero ha tenido que hacer frente a numerosas piedras en el camino por motivos políticos y por la pandemia.

Las obras se realizarán entre julio de 2022 y enero de 2025, y convertirán al Salón de Reinos -antiguo Museo del Ejército del Aire- en un espacio expositivo integrado en el museo nacional.

El Salón de Reinos añadirá a la pinacoteca 5.700 metros cuadrados, de los que casi 2.600 serán de superficie expositiva, y darán cobijo a unas doscientas obras que la pinacoteca no puede exponer por falta de espacio.

La dirección del Museo del Prado ha mostrado su satisfacción por esta aprobación, “que permitirá cumplir los plazos previstos y sacar a concurso la realización de las obras antes de que se cierre el año”, ha dicho a Efe un portavoz del museo.

En los últimos años, la pinacoteca, que asume una parte del presupuesto del proyecto, ha ido acometiendo la restauración del lugar y algunas intervenciones menores, pero el grueso del proyecto aún está por ejecutar.

El Salón de Reinos forma parte de una ambiciosa estrategia urbana denominada el Campus del Prado que pretende cambiar radicalmente el paisaje de las inmediaciones del museo, con la peatonalización de varias calles -del Paseo de la Castellana hasta el Parque del Retiro- y la integración en un mismo espacio de todos los edificios de la pinacoteca. E