EFEBarcelona

El Grec Festival de Barcelona, que ha acogido cerca de cien propuestas artísticas desde el 27 de junio hasta hoy, ha reunido este año un total de 107.888 espectadores, una cifra muy superior a los 23.572 del año pasado, muy marcado por la pandemia, y cercana a las 137.737 del 2019, antes de la irrupción de la covid.

"Barcelona necesita sensación de normalidad, nosotros hemos intentado dársela y creo que lo hemos conseguido", ha dicho este viernes su director, Cesc Casadesús, en la rueda de prensa de balance.

Una sensación "difícil de conseguir", ha reconocido, en plena quinta ola de pandemia, con una limitación inicial de aforo del 50% que, con el festival ya empezado, pasó al 70% y con problemas de movilidad que han afectado a las contrataciones de artistas internacionales.

A pesar de las dificultades, Casadesús se ha mostrado satisfecho de que "sólo dos obras hayan tenido que ser anuladas por causa de la covid-19".

Otras tres funciones han sido suspendidas y cuatro espectáculos pospuestos a otoño, pero "en general todos los artistas y trabajadores del Grec se han esforzado en que las dificultades se fueran solventando" y el espectador pudiera disfrutar del máximo de propuestas de este año.

Para compensar las limitaciones de aforo, Grec Festival ha incrementado el número de espacios de exhibición, funciones y fechas "para conseguir un año excepcional, tanto por la calidad de las propuestas como por la excepcionalidad de la situación impuesta por la pandemia".

En total, 15 espectáculos han agotado todas las localidades, entre ellos los de Rodrigo Cuevas, Omara Portuondo, Sílvia Pérez Cruz, Peter Brook y Angélica Liddell.

La ocupación media del Grec Montjuïc, que gestiona directamente el Grec Festival, ha sido del 83% y la del Grec Ciutat, que impulsa junto a las salas de Barcelona, del 66%, cifras "muy buenas, si tenemos en cuenta que a medio festival tuvimos que cambiar lo límites de aforo" y poner a la venta entradas que hasta ese momento no estaban disponibles.

El director de Programas Culturales del Ayuntamiento de Barcelona, Esteve Caramés, ha felicitado al director del Grec por el trabajo realizado durante estos años de pandemia y ha confirmado que continuará en el cargo dos años más.

Casadesús, que durante los últimos cinco años ha programado otras tantas ediciones del Grec con los cinco continentes como eje temático, ha anunciado que, tras este 2021 dedicado a África, el Grec volverá a Europa.

"En un momento en el que hay un fuerte cuestionamiento sobre qué es Europa, propongo un díptico en el que artistas tanto del Viejo Continente como de otras latitudes nos ofrezcan su visión sobre Europa", ha aclarado.

"Se trata tanto de repasar el pasado y los textos fundacionales de Europa como de mirar al futuro y conseguir que vengan a Barcelona artistas de las nuevas generaciones que todavía no han venido nunca o ha venido poco", ha añadido.

En su opinión, "es importante que propuestas excepcionales y singulares lleguen a Barcelona y se rompa el aislamiento que ha tenido la ciudad respecto al teatro internacional".

Casadesús confía que la situación epidemiológica permita al equipo de programación del Grec volver a viajar para buscar propuestas "porque programar sin viajar, viendo vídeos que te mandan", como ha tenido que hacer este año "es una limitación".

Caramés ha subrayado el interés del Ayuntamiento por hacer crecer el festival, pero ha aclarado que "en estos momentos complicados" no puede aumentar su aportación, por lo que está trabajando para "tejer alianzas y crear complicidades" con otras administraciones y festivales.