EFEBilbao

El gran mural "Guernica" de Agustín Ibarrola, homenaje del artista vasco al cuadro de Picasso del mismo nombre, vuelve a exponerse al público desde este lunes en el Museo de Bellas Artes de Bilbao, 42 años después de que fuese mostrado por primera vez en este museo.

El "Guernica" Ibarrola, adquirido el pasado verano por 300.000 euros en la feria ARCO de Madrid por las tres instituciones titulares del museo: el Gobierno Vasco, Diputación Foral de Bizkaia y Ayuntamiento de Bilbao, ha sido sometido a una restauración antes de ser expuesto, aunque se encontraba en buen estado de conservación tras permanecer guardado durante cuatro décadas en el estudio del artista en el municipio vizcaíno de Kortezubi.

Agustín Ibarrola pintó su "Guernica" en 1977 como homenaje al cuadro pintado por Pablo Picasso en 1937 como denuncia de las atrocidades cometidas por el bando golpista en la Guerra Civil y como bandera de la reclamación de un grupo de artistas e intelectuales vascos que en los años de la Transición querían que la obra del genio malagueño fuera instalada en un nuevo museo construido a tal efecto en la villa de Gernika.

Se trata de un mural integrado por diez lienzos que forman un "gran friso narrativo" de 10 metros de largo por 2 de alto en el que Ibarrola reinterpreta algunos de los motivos icónicos de la obra de Picasso -la cabeza de caballo, la mujer con un niño en brazos, el soldado herido...-, atravesados por las características tramas geométricas o "enrejados" del creador vasco, como denuncia de la falta de libertades y el clima de opresión de la dictadura franquista.

En esta mezcla de imágenes figurativas y abstractas, Ibarrola utiliza en el mural la paleta de colores blancos, grises y negros que empleó Picasso para su "Guernica", y agrega contados toques de "rojo sanguinolento".

Aunque la última vez que fue mostrado al público fue en 1980 en la localidad vizcaína de Barakaldo, la obra de Ibarrola fue expuesta en el Bellas Artes de Bilbao en 1977 y 1979, con lo que ha regresado a este museo 42 años después, incorporado ya a su colección.

El director del Bellas Artes de Bilbao, Miguel Zugaza, ha explicado que la exposición del mural, "una de las obras más logradas de Ibarrola", se ve acompañada de documentos en los que se plasma la historia "menos conocida" de la implicación del museo en la reivindicación del "Guernica Gernikara" (El Guernica a Gernika).

José Ibarrola, hijo del artista, ha dicho sobre dicha reivindicación que, una vez que el cuadro de Picasso fue instalado en Madrid, en el Museo Reina Sofía, su padre "entendió" que ese era su "sitio natural" y que ya "no podía continuar" la petición de su traslado a Gernika.

El mural se expone desde hoy en una sala del Bellas Artes junto a dos pinturas de Ibarrola del mismo periodo, donadas junto a la compra.