EFEZaragoza

El director Ramón Alós firma el documental "El hombre que quiso ser Segundo", en el que persigue revalorizar la figura del turolense Segundo de Chomón, uno de los pioneros del cine español y mundial cuyo legado ha quedado diluido a pesar del éxito que tuvo en vida.

El documental, que ya fue proyectado el pasado junio en el Festival Cinema Jove de Valencia y que llega por primera vez a las salas hoy en Zaragoza, como exponente de la IX Muestra Audiovisual Aragonesa ProyectAragón, ha sido coproducido por el realizador ganador de un Goya Gaizka Urresti.

El título, según explica a Efe el propio Alós, es un juego de palabras entre el nombre de pila de Chomón y la suerte "ambigua y ambivalente" del cineasta, a quien le llegaron a atribuir gran cantidad de adelantos técnicos en el mundo del séptimo arte pero siempre alguien llegó antes que él.

En poco más de una década se crearon casi todas las técnicas del lenguaje cinematográfico que hoy perviven, "digan lo que digan", reitera el director del documental, y es algo que se hizo "entre muchísima gente", teniendo en cuenta que el cine nació y se desarrolló prácticamente a la vez en Estados Unidos y Europa.

"Tal vez el error sea nuestro al plantear la historia del cine sobre quién llegó antes", insiste.

Alós define a Segundo de Chomón como un "triunfador" a pesar de sus orígenes "muy oscuros", de los que apenas se sabe, y de que aunque llegó a trabajar en dos productoras clave de Francia e Italia, se codeó con los más altos exponentes del cine europeo y fue uno de los técnicos cinematográficos mejor pagados de la época, para la posteridad su nombre quedó "totalmente perdido".

"Lo conocen en Teruel y porque tienen un instituto con su nombre", lamenta.

Por ello este "grandísimo homenaje" en forma de documental en el que no anuncia nada nuevo respecto al contenido pero sí alguna sorpresa en cuanto a la imagen, que no ha querido desvelar.

Además, al final el objetivo también es "que atrape al espectador", como en cualquier otra película.

No fueron pocas las complicaciones a la hora de preparar y elaborar este proyecto, reconoce su director, como la financiación y, sobre todo, la gestión de las imágenes de archivo, que consiguieron gracias a la colaboración de la Filmoteca de Cataluña y el Instituto de Cine de Turín pero cuyos derechos estaban en manos de diferentes asociaciones.

En las tres proyecciones que se hicieron de la cinta en Valencia estuvo a disposición del público para intercambiar impresiones y Alós cuenta que mantuvo conversaciones "muy animadas" pero "no exentas de polémica", por el juego que se da entre la realidad y la ficción que no todos entendieron.

En este sentido, el realizador reitera que en "El hombre que quiso ser Segundo" ha imprimido su punto de vista personal, no el académico, y que siempre ha querido que fuera una película entretenida, en honor a la figura del propio Chomón, a quien describe como un hombre "divertido".

Por ello, insta a que el documental, que no oculta que va dirigido especialmente a un público principalmente cinéfilo, se intente ver "con apertura mental", huyendo de cualquier idea preconcebida sobre este género y "como algo que va a divertirle".

Un trabajo "arduo", reconoce Alós sobre la intención de revalorizar la figura y el legado de este pionero del cine, que naciendo en Teruel se convirtió en uno de los nombres más destacados de los años de arranque del séptimo arte, y de quien espera que con este documental se logre recuperar "para la posteridad".