EFEMadrid

A sus 16 años, Manu Erena reconoce que aún ni se ha enamorado ni le han roto el corazón, pero le basta con mirar a su alrededor para sacar de sus entrañas los versos que han hecho de su poemario, "Consecuencias de decir te quiero", todo un fenómeno viral.

El próximo curso Erena, (Torredonjimeno, Jaén, 2005) comenzará primero de Bachillerato, modalidad arte, pero ante la pregunta de qué carrera universitaria querrá hacer este joven aún no tiene "nada específico" en su mente, dice a Efe en una entrevista con motivo de la publicación de la edición especial de "Consecuencias de decir te quiero" (Plan B).

Un poemario que escribió cuando tenía 15 años y que le ha situado como uno de los poetas más leídos. Tanto es así que sus versos se han hecho virales, al igual que los de otros poetas que admira y con los que se identifica por su manera de expresarse: Defreds, Señorita Bebi y Elena Codes.

Poemas con un lenguaje sencillo y cercano en los que afronta el amor en "todas sus ramas", porque este andaluz al que le cuesta llamarse "escritor" bebe de lo que le pasa a él, pero sobre todo fabula de manera poética sobre lo que le "puede pasar" a cualquier persona.

"Quiero llegar a conseguir que le llegue a alguien y meter el dedo en la yaga, rasgar las heridas, y así yo súper feliz", dice entre risas este joven que escribe "desde el dolor" o, al menos, así quiere "reflejarlo".

Porque lo que hace Erena es "vomitar sentimientos" sobre todo cuando a su mente le llegan "ideas fugaces" que necesita convertir en versos libres y sin miedo.

"Y lo llevo a mi terreno porque nosotros tenemos los problemas que puede tener cualquier persona de mi edad o de un rango de edad diferente, pero cada uno con sus circunstancias y su manera de afrontar las cosas", matiza el joven, quien ultima junto a la editorial Plan B el lanzamiento de su próximo poemario.

Según asegura también, la mayoría de las veces sucede que los versos le salen "solos", pero también ocurre que le viene la idea y tiene que ocuparse en "darle forma", pero todo esto "depende mucho del tema".

Aunque, a juzgar por el poemario, y según sus palabras, el amor es el "único" tema, eso sí, con "un montón de ramas y con sus partes positivas, negativas y las que te hacen vivir".

"No siempre he sido positivo ni quiero que alguien que lea el libro lo vea como algo positivo -añade- esta obra es un crecimiento personal, eso es lo que quiero mostrar, pero la primera parte es la más triste y es verdad que siempre se puede, ojalá, aprender de los errores y conocer una mejor versión de uno mismo. Pero la primera parte tiene tela".

Tela, y mucha, porque en estos poemas que dan la bienvenida Erena se abre en canal con versos en los que pregunta "¿Podrías luchar sabiendo que Troya sigue ardiendo?" o poetiza sobre sentimientos de frustración y rabia amorosa con estrofas como "Necesito que te vayas, que me eches de menos, que aprendas a valorarme, que sepas toda la mierda que me tragué por ti".

"Obviamente con mi edad vivo algunas cosas y lo romantizo todo mucho, y tengo un problema y parece que se va a acabar el mundo -reconoce- Yo no me enamoro como alguien mayor y tengo que ser claro y honesto en mis poemas porque no tengo esa madurez, pero todo llega. La gente de mi alrededor, sobre todo mis amigos, me han hecho conocer lo que es el amor".

Acompañado en este camino por su familia y amigos, el poeta -aunque no se considere así- reconoce que su entorno está "súper contento" y junto a él han aprendido "un montón de cosas" sobre editoriales, libros o escritores.

"Desde el principio me ayudaron en todo y hace poco me ayudaron a hacer el trailer del libro", concluye este joven jienense que ha dejado claro que su temprana edad no es un inconveniente para sacar de lo más profundo de su ser poemas que han arañado el alma de miles de lectores.

Pilar Martín