EFEValencia

El legado del artista valenciano Miquel Navarro será "eterno" y se preservará y divulgará gracias a la Fundación Miquel Navarro y al taller-museo del artista, que este jueves han dado un paso para afianzarse con la firma de un protocolo de colaboración entre el escultor y todas las Administraciones.

El Ministerio de Cultura, la Generalitat, la Diputación de Valencia y el Ayuntamiento de Mislata -donde nació Navarro hace 75 años- han rubricado esta firma con el artista, que verá cumplido el "sueño" de que su patrimonio se quedara dentro de una institución para que no se disgregue, sino que se enseñe y se divulgue.

Así lo ha destacado tras el acto Carlos Fernández, alcalde de Mislata, localidad donde está ubicado el taller del artista donde se creará un museo en el que se expondrá gran parte de las más de quinientas obras que ha donado como patrimonio fundacional de la Fundación que lleva su nombre.

Fernández ha indicado que espera que la rehabilitación del taller se pueda iniciar en 2021 para convertirlo en un "espacio de vanguardia para exponer su obra y dialogar con artistas, como mínimo, del nivel de Miquel Navarro".

Durante el acto, el artista ha agradecido a todas las instituciones haber "hecho posible" esta iniciativa y ha reconocido que está "muy contento" y para él es un día "muy significativo".

"El arte es la columna que sostiene a la civilización pero eso requiere una conferencia", ha apuntado Miquel Navarro, quien ha asegurado que "el arte es prácticamente todo, el oficio bien hecho" y que "tenemos una sociedad basada en el arte y como tal, tenemos una fuente de inspiración".

El president de la Generalitat, Ximo Puig, que ha aceptado con "orgullo" la presidencia de honor de la Fundación, ha destacado tras el acto que Navarro "ha ayudado a internacionalizar la cultura de la Comunitat Valenciana".

El ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes, ha mostrado su satisfacción por participar en un protocolo para preservar el legado de "uno de los artistas valencianos más universales" y promover su figura, lo que ha considerado "una obligación política, ética y un mandato constitucional" de las Administraciones.

Tras repasar la trayectoria del artista, ha valorado que "la Fundación es ya una realidad, ha dejado de ser un sueño para comenzar su andadura y ser palanca de promoción del arte contemporáneo a partir de la obra de Miquel Navarro".