EFEBarcelona

El artista Jordi Bernadó ha reunido este domingo en el Gran Teatre del Liceu de Barcelona a unas 2.000 personas anónimas, habitantes de la ciudad, para sacarles una fotografía que pretende captar la esencia de la capital catalana y revelar su diversidad.

Las personas que han llenado casi por completo el foro operístico se habían presentado voluntarias para participar en esta iniciativa artística y pertenecían a 58 nacionalidades, hablaban 25 idiomas diferentes y tenían edades que iban de los pocos meses hasta los 105 años.

Para llevar a cabo este trabajo, bautizado como "Me We", Bernadó se ha inspirado en un método científico y ha trabajado en el último año en la manera de componer "una cartografía humana de la ciudad", con mezcla de géneros, ideologías, edades, sexualidades, comunidades y nacionalidades, entre otras variables, según ha explicado el Liceu.

En el momento en que el artista ha sacado la foto desde el escenario, encaramado en una grúa pequeña y con la cabeza cubierta por un pañuelo negro recordando la manera de hacer de los retratistas de antaño, el silencio ha reinado en la sala y sólo se ha roto con el llanto del bebé presente.

Tras la foto, muy aplaudida por el público, el Coro de Cambra del Palau de la Música ha ofrecido dos temas, dirigido por Xavi Puig.

La iniciativa se enmarca en un proyecto artístico de Víctor Garcia de Gomar, que pretende convertir al Liceu en un centro de las artes en el que, sin olvidar su principal papel como foro operístico, tengan cabida otras disciplinas como las artes visuales, la ciencia, la poesía e incluso la antropología y la filosofía.

El objetivo del proyecto ha sido "poner en valor la diversidad de la ciudad como elemento clave para construir una sociedad inclusiva, justa y creativa", ha asegurado el Liceu. EFE

mje-id/gb

(foto)