EFEPamplona

El Museo de Navarra ha inaugurado este martes un nuevo espacio expositivo permanente que alberga "uno de los conjuntos numismáticos más importantes del mundo”, coincidiendo con la celebración del Día Internacional de los Museos 2021.

Bajo el lema “La moneda en Navarra. Poder, territorio y sociedad”, la muestra va desde finales de la Edad del Hierro, época en la cual las ciudades comenzaron a emitir monedas, piezas que se convirtieron en el eje del sistema económico que perdura en la actualidad, hasta la última emisión en la ceca de Pamplona, de 1837, el dinero de Isabel II de España y I de Navarra.

Junto a las monedas se exhiben objetos monetiformes como los jetones (piezas de metal que, a diferencia de las monedas, no tienen valor de curso legal) y algunas herramientas originales empleadas para la fabricación de la moneda.

Entre ellas destacan la rielera, el arca tesorera, los cuños y la prensa de volante, procedentes de la Cámara de Comptos.

Son "auténticas rarezas en el panorama de las emisiones monetales de los reinos europeos y dotan a la colección del Museo de Navarra de un interés de alcance internacional", afirman.

Las catorce vitrinas que las presentan las contextualizan y un vídeo de siete minutos de duración (disponible también en inglés y francés a través de un código QR) visibiliza el proceso de fabricación.

Se ha realizado la digitalización de las 15.000 piezas que conforman la colección del Museo de Navarra y, así, todo el fondo de numismática de la Comunidad Foral es accesible a través de internet.

El nuevo espacio es el resultado de un intenso trabajo realizado a lo largo de los cuatro últimos años y en él se exhiben unos dos centenares de piezas que permiten acercarse a la historia de Navarra, una colección de moneda que permanecía en reserva desde 1990.

En la inauguración han participado la consejera navarra de Cultura y Deporte, Rebeca Esnaola; el director general de Cultura–Institución Príncipe de Viana, Ignacio Apezteguía; la directora del Museo de Navarra, Mercedes Jover; la directora del Servicio de Museos, Susana Irigaray, y parte del equipo interdisciplinar que ha trabajado en la renovación de la exposición.

Junto con la inauguración de esta sala, se ha mostrado la renovación del espacio dedicado a la pintura gótica mural, informa el Gobierno Foral.

Bajo el nombre de “Pintura mural gótica. Humanizar lo divino”, esta sala “reimagina una de las épocas de mayor esplendor de la historia y el arte de Navarra. Una época, primera mitad del siglo XIV, cuando la catedral de Pamplona se convierte en un foco cosmopolita que reunió a sobresalientes artistas de carácter internacional”, añade.

La que era una sala muda que presentaba relevantes obras del arte gótico se ha convertido “en un espacio que contextualiza cada obra, visibiliza cómo y por qué se arrancaron estos murales en los años cuarenta del siglo XX, para llevarlos al museo”.

Además, se incluyen dos obras más del pintor Juan Oliver procedentes del refectorio de la catedral de Pamplona: la “Cabeza de Cristo”, que se hallaba en el tímpano del púlpito, y el “Segundo arranque del profeta Caifás”, parte del “Frontal de la pasión de Cristo”.