EFEBuitrago del Lozoya

El Museo Picasso-Colección Eugenio Arias, ubicado en Buitrago del Lozoya, acoge hasta el 27 de julio la exposición ‘Mutaciones’, que reflexiona sobre el interés de Picasso por la cerámica, los animales míticos y el entorno “como reflejo actual de la utopía social” de Picasso y su barbero, Eugenio Arias.

Esta muestra es parte del resultado del programa de intervención artística ‘Mutaciones’, que en su cuarta edición ha promovido la “relectura” de las colecciones y espacios de cuatro museos madrileños, como son la Casa Museo Lope de Vega, el Museo Casa Natal de Cervantes, el Museo Picasso-Colección Eugenio Arias y el Centro de Interpretación de Nuevo Baztán.

En concreto, este programa impulsa la creación de una serie de obras teniendo en cuenta el contexto local, la historia y los públicos de cada sede, según recoge el Museo Picasso-Colección Eugenio Arias en una nota.

En el caso del museo de Buitrago, la muestra está comisariada por Lola Iglesias y se titula ‘Una conversación sensible al poder’, y es el resultado de un proceso de “pedagogía experimental”, en colaboración con el artista músico Luis Martínez y la comunidad educativa del colegio rural agrupado de Montejo de la Sierra, que recibió la visita de las Misiones Pedagógicas durante la II República.

A partir del material generado en dicho proceso, que incluye salidas de campo y ejercicios para realizar un mapa sonoro del entorno de la Sierra Norte, los artistas han creado una obra especifica para el museo, que se vincula con el interés de Picasso por la cerámica, los animales míticos y el entorno.