EFELeón

"El Camino de Künig a Compostela" es el título de la obra en la que el periodista y escritor leonés Tomás Álvarez recorre junto a otros especialistas los siglos de historia de esta ruta Jacobea a la luz de una guía publicada en alemán en el tramo final de la Edad Media obra del monje Hermann Künig von Vach.

Künig fue un monje servita del convento de Vach, en el actual estado alemán de Turingia, que decidió peregrinar en el siglo XV para visitar la tumba del apóstol Santiago y dejó escrita una guía de su largo viaje -más de 4.000 kilómetros- por territorios que actualmente corresponden a Suiza, Francia, España, Bélgica, Holanda y Alemania.

Junto con los textos de Tomás Álvarez, la publicación aporta también la traducción del facsímil de la guía medieval, realizada por Monika Drerup, así como trabajos de otros grandes conocedores del Camino de Santiago: José de Cora, José María García Álvarez, Carlos Sánchez Montaña y Cristóbal Ramírez.

El libro, que será presentado el 14 de julio en León, ha sido diseñado por Lalo Fernández Mayo y editado por el sello Lobo Sapiens.

Según ha declarado el autor en una entrevista con Efe, el texto de Künig puede considerarse, en buena medida, la primera guía con una concepción "moderna" del Camino de Santiago.

Ha recordado que la considerada como primera guía jacobea fue la del libro V del Códice Calixtino (escrito en la segunda mitad del siglo XII), que consta de once capítulos, pero sólo uno de ellos -el de las maravillas de los cuerpos santos- acapara prácticamente el 50 por ciento del contenido total.

"Frente a aquella visión del Códice, centrada en historias fabulosas y reliquias con extraordinarios poderes taumatúrgicos, la guía de Künig desarrolla otro hilo narrativo, el mismo que busca el viajero de nuestro tiempo: el de los itinerarios, las distancias, la atención en los albergues, los puentes, los peajes, las divisas...", ha explicado Álvarez.

El itinerario de la guía de Künig parte de Einsiedeln (Suiza) para alcanzar Compostela, y retorna por la vía Turonense hacia Aquisgrán (Alemania).

"Así, mediante ambos viajes (ida y vuelta) la guía permite conocer dos itinerarios clave por los que circulaban desde la Edad Media los peregrinos de la Europa central", ha destacado el autor del libro.

Uno, el de ida, corresponde al itinerario que hacían los peregrinos del sur de Alemania, Austria, Bohemia, sur de Polonia y Suiza, que penetra por el valle del Ródano para alcanzar los Pirineos.

El otro, el de vuelta, es el que siguen los peregrinos del Báltico y norte de Alemania, que se reunían en el entorno de Colonia/Aquisgrán, para avanzar hacia el sur con dirección a París y Tours, y alcanzar España, un recorrido en el que se incorporaban los viajeros de los Países Bajos, Flandes y el norte y oeste de Francia.

Álvarez ha subrayado que junto a estas rutas, Künig "aporta también buena información de itinerarios alternativos en España, tanto en los caminos de ida como de vuelta".

"Entre ellos dos pasos que facilitan el viaje: los caminos de Santa Marina del Rey, entre León y Ponferrada, y el de la ciudad de Lugo", ha precisado.

En el caso de la variante de Santa Marina, Künig recomienda avanzar por el corazón de la Cepeda, para bajar por Brañuelas hacia Cerezal de Tremor.

De esta forma, la senda salva los montes de León a una cota de 1.100 metros de altura, frente a los 1.500 de Foncebadón.

Algo similar ocurre en la provincia de Lugo, donde Künig encamina a los viajeros por Piedrafita, para alcanzar Lugo y Melide.

En definitiva, Álvarez espera que "El Camino de Künig a Compostela" constituya un acercamiento de valor documental a los caminos del peregrinaje jacobeo en el final de la Edad Media.