EFEBarcelona

El punto más alto de la Sagrada Familia alcanzará los 172,5 metros gracias a una "grandiosa cruz" iluminada, recubierta de cerámica y vidrio, con cuatro brazos de 17 metros de altura que reflejarán la luz del sol y desde los que se podrá disfrutar de una vista privilegiada de la ciudad, tal como proyectó Antoni Gaudí.

Así lo han detallado este martes en rueda de prensa el director general de la Junta Constructora de la Sagrada Familia, Xavier Martínez, y el arquitecto director, Jordi Faulí, quienes han resaltado que el próximo 8 de diciembre, Día de la Inmaculada Concepción, se iluminará la estrella de doce puntas que corona la torre de la Mare de Déu.

Se trata de la primera torre del templo que se termina en 44 años y la segunda más alta del conjunto, un hito icónico del proyecto que se celebrará con una fiesta y que proyectará haces de luz por la noche desde unos focos situados en las puntas una vez culmine su instalación, que comenzará la semana que viene.

La previsión del equipo una vez finalizada la torre de la Mare de Déu es construir durante el año que viene aquellos elementos que ya han sido producidos en los talleres, lo que permitiría acabar la torre del Evangelista Lucas y subir hasta el nivel 12 la torre de Jesucristo, la más destacada del templo.

Cuando esté finalizada, el corazón de la Sagrada Familia se convertirá en la edificación más alta de Barcelona y albergará unos ventanales desde los que "esguardar el panorama", como propuso Gaudí cuando la ideó.

Tal como ha explicado Faulí, al igual que con la torre de la Mare de Déu, un texto original del padre del Modernismo catalán ha servido de base para el proyecto de la torre y el cimborrio dedicados a Jesucristo, que culminará con una cruz de cuatro brazos en cuyo centro se situará el Agnus Dei y las leyendas "Amen" y "Aleluya".

La cruz, de 13,5 metros de ancho, estará hecha de vidrio y gres porcelánico, por lo que emitirá reflejos como los del cristal -a lo que contribuirá su forma helicoidal-. Por la noche, estará iluminada y proyectará rayos de luz.

La voluntad del equipo es que esté acabada en 2026, aunque ello dependerá de cómo evolucione la pandemia y la situación económica del templo, maltrecha por los meses de puertas cerradas que impuso la pandemia durante el primer confinamiento y entre septiembre y mayo de 2021.

De hecho, ha explicado Martínez, no esperan recuperar las cifras de visitantes de antes de la covid-19 hasta 2024, por lo que no será hasta entonces cuando den una nueva fecha estimatoria del fin de las obras de la Sagrada Familia, que podría haber estado lista en 2026 si la emergencia sanitaria no hubiese truncado los planes.

Por ahora, la junta prevé finalizar este año con unos 810.000 visitantes, un 17,2 % de los que tuvo en 2019, una cifra que podría llegar en 2022 a los 1,6 millones de personas -entre un 25 y un 30 % de los que había antes de la covid-19- pero que sigue lejos de los números prepandemia.

Además, si en 2019 contaban con unos 100 millones de euros de presupuesto, de los cuales entre 60 y 65 iban destinados a la construcción, en 2021 han contado con 19 millones de euros, 8,2 de los cuales han ido a las obras.

Por todo ello, la Sagrada Familia está buscando nuevas fuentes de financiación que les permitan acelerar los trabajos: han puesto en marcha una campaña de donaciones a través de la página web con la que esperan recaudar unos 120.000 euros hasta final de año con el objetivo de que, en un futuro, se convierta en una "importante fuente complementaria" de fondos.

Prueba de ello es, para Martínez, el "éxito" del concurso que han lanzado para sortear 12.000 entradas a través de las redes sociales para visitar el templo los días 24, 25 y 26 de septiembre en las jornadas de puertas abiertas coincidiendo con las fiestas de la Mercè, una iniciativa en la que han participado 54.000 personas.

Por otro lado, en los próximos meses se llevará a cabo el derribo de las antiguas dependencias parroquiales de la calle Sardenya donde se ubicaba el estudio de Gaudí que se incendió en 1936 para poder construir la capilla de la Asunción a partir de 2023.

Finalmente, se dará inicio a la restauración integral de la Fachada del Nacimiento, una obra que se llevará a cabo por fases para adecuar el claustro y el portal primero y, posteriormente, los terminales.