EFEMadrid

El Rey ha apostado hoy por hacer llegar "a todos los que ríen y los que lloran" la palabra "cargada de libertad y de diálogo abierto al servicio del hombre" de Miguel de Cervantes, en la víspera de la entrega del premio literario que lleva su nombre.

En el 400 aniversario de la muerte del escritor, don Felipe, acompañado de la Reina Letizia, ha presidido el almuerzo con el mundo de las letras en el Palacio Real, que sirve de solemne preámbulo a la entrega del Cervantes, cada 23 de abril, en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares.

El galardonado, el escritor mexicano Fernando del Paso, ha escuchado al Monarca junto a un centenar de comensales congregados en el Palacio de Oriente, entre ellos una destacada representación de cervantistas de ambos lados de Atlántico, y dos premiados anteriores, el chileno Jorge Edwards y el español Antonio Gamoneda.

En el brindis, el Rey ha remarcado que desde su primera novela Del Paso ha tejido "realidades históricas, sueños, mitos, tradiciones prehispánicas y ecos de la literatura universal" en un discurso literario que la crítica ha calificado de "monolítico fluvial" y "lleno de meandros, como el Quijote".

Sus palabras han ensalzado los valores de la obra universal de Cervantes, del que ha recordado que el poeta Blas de Otero dijo "escribe como los ángeles y responde como los hombres", mientras que Dostoiesvki calificaba su más famosa novela como "la más grande expresión del pensamiento humano".

Ha explicado que Cervantes creía en una "literatura de la experiencia" en la que "podían entreverarse cosas prodigiosas que parecieran verosímiles, pero siempre con la vida como modelo de la escritura" y dejando que el habla común "corriese libre mezclando lo racional y lo imaginario".

Por eso Felipe VI ha subrayado que al leer el Quijote "nos sentimos todos compañeros de camino, llamados a compartir un diálogo interminable sobre lo divino y lo humano, con la inmensa y variada multitud de interlocutores" y ha añadido: "Todos -niños, jóvenes, hombres y ancianos- aseguraba el propio Cervantes, estamos convocados".

El Rey ha hecho hincapié que hoy hayan sido invitados a la mesa del comedor de gala del Palacio Real "representantes cualificados del cervantismo internacional" junto a escritores, representantes académicos y del mundo cultural y editorial.

Antes del almuerzo, los Reyes han saludado en la Saleta Gasparini al mexicano Fernando del Paso, de 81 años, quien ha viajado hasta España acompañado de su esposa, María del Socorro Gordillo, y sus hijos Alejandro, Adriana y Paulina.

Sentado en la silla de ruedas que precisa para desplazarse, con gafas oscuras, el escritor ha recibido el afectuoso saludo de don Felipe y doña Letizia, quienes también han conversado con su esposa mientras los cuatro posaban ante los medios de comunicación.

Los Reyes han saludado después al centenar largo de invitados al almuerzo, encabezados por el ministro de Educación, Cultura y Deporte en funciones, Íñigo Méndez de Vigo, y por el secretario de Estado de Cultura de México, Rafael Tovar.

Nueve cervantistas de Alemania, Ialia, Argentina, Portugal, Serbia, Japón, EEUU y Venezuela y otros nueve españoles -entre ellos José Manuel Blecua, Javier Blasco y José Manuel Lucía Megías- han acompañado también al último Premio Cervantes.

Entre los escritores, Soledad Puértolas, Juan Manuel de Prada, Emilio Lledó, María Luz Gabás, Nuria Amat Noguera, Dolores Redondo, José Álvarez Junco, Marwan Abu-Tahoun, así como algunos de los premios literarios del último año, como Reyes Calderón o Alicia Giménez Bartlett.

Igualmente han asistido los premios nacionales de varias disciplinas relacionadas con las letras como Carme Riera, Luis Alberto de Cuenca, Roberto Fernández, Jordi Fibla, Raúl Cremades, Aldo García y Ana Mendoza.