EFELa Haya

El Rijksmuseum de Ámsterdam anunció este jueves que acogerá en primavera de 2023 la “exposición más grande de la historia” dedicada al maestro neerlandés del siglo XVII Johannes Vermeer, que incluirá prestamos de todo el mundo y se organizará en colaboración con el Mauritshuis de La Haya.

La pinacoteca nacional de Países Bajos ya está preparando la exposición retrospectiva, y los dos museos investigarán los próximos meses el arte de Vermeer, sus elecciones artísticas y las motivaciones para sus composiciones, así como el proceso creativo de sus pinturas.

Un equipo de curadores, restauradores y científicos examinarán en profundidad las sietes pinturas de Vermeer en los museos de Países Bajos, aunque también se involucrará a obras del artista presentes en otras colecciones.

La muestra incluirá una de las obras más famosas de Vermeer, “La joven de la perla”, también conocida como “la otra Mona Lisa”, que es propiedad del Mauritshuis.

También se contará con "El Geógrafo" (1668-1669), propiedad del Museo Städel de Fráncfort del Meno; “Una dama escribe una carta con su sirvienta” (1670-1671), de la Galería Nacional de Irlanda, en Dublín, y “Mujer sosteniendo un equilibrio" (1664), propiedad de la Galería Nacional de Arte de Washington.

Estará por primera vez a Países Bajos la obra “Una niña leyendo una carta junto a la ventana abierta” (1657-1659), de la Galería de Pinturas de los Maestros Antiguos de Dresde, en Alemania.

Está previsto que la exposición abra sus puertas entre el 10 de febrero y el 4 de junio de 2023 en una de las salas del Rijksmuseum, que tiene en propiedad cuatro importantes obras de Vermeer, incluida “La lechera” (1658-1660) y “La callejuela” (1657-1658).

“Vermeer es uno de los pintores más famosos de Países Bajos, junto a Rembrandt, Van Gogh y Mondrian. No hubiéramos creído que tantos museos estuvieran dispuestos a prestar sus obras", señaló Taco Dibbits, director del Rijksmuseum.

Y añadió que con esta exposición pueden "presentar a una nueva generación la pintura de Vermeer al más alto nivel y los resultados de las últimas investigaciones”.

Mientras, la directora del Mauritshuis, Martine Gosselink, consideró a la joven de la perla como “la chica neerlandesa más famosa del mundo” y subrayó que la pinacoteca “la extrañará muchísimo, pero una exposición de Vermeer sin ella simplemente no sería una exposición de Vermeer”.

El trabajo del maestro del barroco se desarrolló en la ciudad neerlandesa de Delft y destaca por sus escenas interiores tranquilas e introvertidas.

Otra de sus señas de identidad es su uso sin precedentes de luz brillante y colorida, aunque el artista dejó una obra notablemente pequeña, en comparación con pintores como Rembrandt, puesto que su legado se cuenta en 35 pinturas que raramente se prestan.

El Museo Prinsenhof de Delft también dedicará en primavera de 2023 la primera exposición que explora en profundidad el contexto histórico y cultural en el que pintó Vermeer.