EFEMálaga

Una pista de esquí practicable, nevadas y telesillas son elementos destacados en la escena durante la representación de la obra teatral tragicómica "En la pista", que se estrena en España dirigida por Marc Montserrat-Drukker en el Teatro del Soho Caixabank (Málaga) y que expone el declive de las relaciones de pareja en clave humorística.

Presenta el viaje de dos parejas a los Alpes austriacos para disfrutar de unas vacaciones de esquí y les surgen imprevistos cuando entran en escena el descaro de su instructor, interpretado por el comediante David Amor, y una chica soltera cuya procedencia levanta sospechas en el grupo.

A medida que transcurren los días, las vacaciones -presupuestas como idílicas por los personajes- originan que las relaciones de esas parejas se vayan desmontando y salgan a la luz secretos que hasta el momento no habían sido revelados y que conducen a situaciones extremas.

"Hace mucho hincapié en el miedo que tenemos a la soledad los seres humanos, nos atamos a las parejas pase lo que pase por ese miedo a la soledad y eso nos hace absolutamente dependientes", ha explicado su director este martes en la presentación de la obra, que define como una comedia "amarga" y "agridulce".

Ha resaltado la crítica social hacia las relaciones amorosas que yace tras el carácter cómico de la representación, que "pone en evidencia" y "ridiculiza" a los personajes que "harán cualquier cosa sin escrúpulos, sin límites, para conseguir ser queridos".

El elenco que protagoniza la obra está formado además por Olalla Hernández, Bárbara Santa-Cruz, Cecilia Solaguren, Pablo Vázquez y Ángel Velasco, quienes han tenido que enfrentarse a dificultades como "esquiar" en directo, ha apuntado Montserrat-Drukker.

"Técnicamente hay mucho reto, pero al final al actor es lo que le gusta: encontrar esos retos y dificultades para probar cosas distintas", ha explicado David Amor, quién interpreta a Gündalf, un profesor de esquí que origina situaciones hilarantes por sus problemas con el español.

Otro de los intérpretes, Pablo Vázquez, ha explicado que la obra muestra la realidad sobre la confianza que se deposita en unas vacaciones cuando se piensa que "todo va a ser maravilloso" y finalmente se acaban convirtiendo en "un pozo de frustración".

Esta obra la creó John Godber, tercer autor británico más representado tras William Shakespeare y Alan Ayckbourn y cuyo teatro se caracteriza por realizar una crítica a la clase media inglesa a través de la tragicomedia.