EFEMadrid

Los atentados de Atocha y el de la sala Bataclán han servido "de mucho" a Félix Estaire y Xus de la Cruz para construir el "trampantojo social" de "Atentado", un thriller que estrena el día 16 el Teatro Español con María Morales, Ángel Ruiz y Eva Rufo como únicos protagonistas.

Morales es en "Atentados" la jefa de comunicación de un partido político, Rufo la jefa de Informativos de una cadena de televisión y Ruiz el responsable de las cámaras de seguridad del museo donde los terroristas han cometido el atentado.

Tras el atentado, Morales (Helen) y Ruiz (Marc) se esconden en un cuarto de la limpieza y allí aguardarán los acontecimientos de una historia de la que poco más se puede contar para "no hacer spoiler", han explicado directores y actores en rueda de prensa.

"Es una historia de intriga, de suspense, un juego de realidades, entre lo que parece y lo que es. Los protagonistas van construyendo la trama desde su encierro", ha sintetizado la codirectora.

Han elegido un museo para situar la acción porque "es un cúmulo de imágenes que han ido construyendo un pensamiento; es el álbum de la historia", según Estaire, autor además del texto.

Empezó a escribirla hace casi cuatro años y, aunque no tiene claro si hubo un punto de partida a partir de la realidad, es evidente que hay, reconoce, elementos en la obra que recuerdan a los atentados de Atocha (2004) y los de la sala Bataclán de París (2015).

"Es una especie de trampantojo social, un juego de apariencias en medio de una realidad espectacularizada con estructura de thriller", ha precisado Estaire a EFE.

A de la Cruz le han servido "de mucho" los relatos de cómo se escondieron los supervivientes del atentado en la sala francesa, en la que los yihadistas provocaron decenas de muertos entre los asistentes al concierto del grupo de rock Eagles of Death Metal.

Morales, que cree que es un acierto que su personaje no se vincule a ningún partido político concreto, ha explicado que uno de los retos del montaje tiene que ver "con la lucha dialéctica, con cómo se utilizan los medios y se consumen, en cómo se sostiene la palabra en medio de tanta palabra".

"Lo importante es no habitar espacios de certeza, sino de duda", ha asegurado Rufo, cuyo personaje como directora de Informativos está permanentemente "entre la duda y el desconcierto" y en la tensión que provoca "atravesar ciertas líneas rojas" que tienen mucho que ver "con la relación directa con el poder".

Para Rufo había cosas "que eran muy difíciles de entender" y en ese momento se produjo la renuncia de una candidata a dirigir unos servicios informativos y eso, ha asegurado, la ayudó "a comprender cosas".