EFEMadrid

Históricos de la viñeta española como Carlos Giménez, Andrés Vázquez Sola o Purita Campos deberían ser considerados como nuestros Stan Lee, Alan Moore o Frank Miller, pero la realidad es que no gozan ni de un 10 % del reconocimiento que éstos tienen.

Así lo afirman con rotundidad a Efe algunas de las firmas más relevantes del cómic como Carlos Pacheco, Juan Díaz Canales, Paco Roca, Teresa Valero, David Rubín, El Torres o Emma Ríos, que han querido reivindicarlos que se tratan de esas fuentes en las que bebieron para llegar a ser lo que en la actualidad son.

Y con esta suerte de homenaje dan su opinión sobre si en España lo de hacer justicia a los maestros se nos da bien, mal o regular.

- Carlos Pacheco:

"No se le hace justicia (...) Muchos de ellos han vivido sus últimos años en unas injustas condiciones y casi todos han tenido que trabajar hasta el último momento para pagar su sustento", reconoce este dibujante gaditano, para quien Carlos Giménez es su referente "artístico y ético".

"Tenemos un compromiso con todos ellos, no podemos permitir que el dinero público que el Estado destina a la historieta no contemple la obligación que tenemos con los supervivientes de aquellas generaciones para que puedan disfrutar del derecho que tiene cualquier trabajador, un retiro digno", reclama.

- Paco Roca:

El autor valenciano considera que hemos "mejorado mucho" en materia de reconocimientos, pero considera que "aún falta mucho por hacer" y se pregunta: "¿Para cuándo homenajes como se les hace a los grandes literatos o cineastas españoles se hará con los autores de cómic?"

"Creo que antes es imprescindible crear nuestra propia historia de los cómics. Esto se hace con ensayos, desde las universidades con estudios, seminarios, desde los museos. Sólo así se puede poner en valor a todos esos autores casi olvidados", matiza.

- Juan Díaz Canales:

"No se hace mucha justicia con el cómic en general. El olvido o desconocimiento de los autores de referencia es un síntoma más del carácter minoritario y poco trascendente del cómic en la cultura española, tanto a nivel institucional como popular", afirma este guionista y dibujante madrileño que destaca a Felipe Hernández Cava como su referente.

- David Rubín:

El dibujante gallego tampoco cree en esto de la justicia y pone el ejemplo de que "mucha gente lectora de cómics en este país no conoce a Pumby, el mítico personaje de Sanchís", por ejemplo, o "pasan de largo de genios absolutos" aún en activo como Beá o Ventura.

"Hay autores que nos brindaros grandes momentos, verdadera Historia de nuestro cómic, que directamente no entran en el radar de la mayoría del público, no se conocen, no se reivindican", dice.

- Emma Ríos:

La también gallega reivindica que hace falta "muchísima divulgación" al ser preguntada por Efe, y se refiere a Víctor de la Fuente como ese autor del que aprendió a entender el "claroscuro" y a dar tinta sobre sus páginas.

- Antonio Altarriba:

Con un no rotundo se manifiesta el autor maño y uno de los referentes actuales del cómic patrio: "Empezamos a ser conscientes de nuestro importante patrimonio historietístico. Y ya existen estudios que reparan este olvido. Pero falta mucho por hacer".

Y tirando de memoria, recuerda cómo de niño le encantaban los "resbalones, accidentes y carambolas" de Coll en su página del TBO y las series de Escobar, especialmente Carpanta. Aunque su personaje preferido era Doña Urraca de Jorge y lo que más le gustaba era "el suspense semanal" de El capitán Trueno.

- José Antonio Godoy, Keko:

Sin duda alguna Keko destaca a Carlos Giménez como el autor que le "impactó" en su "edad adulta", y se queda parco en palabras cuando intenta reflexionar sobre si le reconocemos todo lo que ha aportado a la historia de nuestro cómic, porque considera que "en general" en España se hace "muy poca" justicia a todos los creadores.

-Javi Rey:

Rey, al igual que Keko, también alude a que esto de la justicia es extensible a todos los autores, editores y libreros del mundo del cómic, tanto a los que están en activo como a los que les precedieron.

- Teresa Valero:

Con Valero llega el primer nombre femenino, Purita Campos, aunque esta madrileña también recuerda a Carlos Giménez, Beá, Bernet o Hernández Palacios: "Purita, como mi referente primero y principal, supuso para mí, sobre todo, la constatación de que las chicas podíamos hacer cómics, que podíamos contar historias con dibujos".

Para esta autora el reconocimiento por parte de sus compañeros a los que les precedieron sí está claro, pero afirma que la "asignatura pendiente" es que de el "salto" al "gran público".

- Juan Antonio Torres, El Torres:

"No me explico cómo es posible que el gran Carlos Giménez todavía no haya sido reconocido con un Princesa de Asturias", exclama el malagueño, otro de los que usa un no rotundo cuando se habla de justicia.

"Por una parte, el esquema editorial de antaño, donde se ninguneaba al autor o se le arrebataba la creación (dígase Bruguera), y por otra el desprestigio ante la alta cultura que hasta hace poco arrastraba la historieta, ha hecho que una generación enorme de autores, que son valorados y reconocidos más allá de nuestra industria (Esteban Maroto, por ejemplo), aquí sean ignorados o desconocidos", matiza.

Pilar Martín