EFEVenecia (Italia)

España reflexiona sobre el futuro de la arquitectura desde el punto de vista de los investigadores en la propuesta "Becoming", que presenta en la XVI Bienal de Arquitectura de Venecia, un escaparate internacional que abrirá sus puertas el 26 de mayo.

El histórico pabellón de España, situado en los Giardini de la ciudad de los canales, celebrará su inauguración el 25 de mayo y al día siguiente ofrecerá al público que se sumerja en un mundo de conceptos relacionados con la arquitectura contemporánea.

El proyecto "Becoming" está comisariado por la arquitecta, investigadora y docente española Atxu Amann y un equipo de cuatro comisarios adjuntos, y gira en torno a acciones, discursos y producciones de estudiantes españoles de Arquitectura entre los años 2012 y 2017.

En total se exponen 143 propuestas, pero además esta edición será la primera en que España cuente también con un pabellón virtual que acogerá otras 293 iniciativas que por cuestiones de espacio no pueden exhibirse en Venecia.

El tema central es el futuro de la arquitectura desde el punto de vista de los investigadores y para ello refleja las propuestas e investigaciones que se están desarrollando en los entornos de aprendizaje y el nuevo perfil multidisciplinar del arquitecto.

El pabellón parte de una serie de 55 adjetivos que describen la arquitectura y entre los que aparecen palabras como cooperativa, cotidiana, experimental o múltiple, y reivindica los entornos de aprendizaje como espacio de crítica y creación arquitectónica.

"Son 55 términos alternativos a la arquitectura autista y separada de la sociedad", explicó hoy a Efe Amann, quien ha sido directora de la revista Arquitectos y directora de los cursos de postgrado de Diseño Editorial para el Fondo Social Europeo.

Esta española, que compagina la investigación, desde el grupo Hypermedia que dirige, con la docencia, consideró que el pabellón presenta al público una "reflexión sobre una preocupación que trasciende la arquitectura".

Entre otras cosas, analiza las oportunidades que este sector puede experimentar para construir otro mundo y contribuir de forma activa a mejorar la sociedad.

El edificio español se compone de grandes paredes blancas repletas de notas, obras, diseños, dibujos y frases que redefinen espacios cotidianos del presente y también imaginan un futuro sostenible, de bienestar, dignidad y justicia social.

Una de las singularidades de este año es que, por primera, vez España muestra tesis doctorales sobre arquitectura.

El pabellón español se centra en la importancia de la investigación para aproximarse al concepto de "Freespace" ("Espacio libre"), que es el tema general de esta XVI Bienal de Arquitectura, que está comisariada por las arquitectas irlandesas Yvonne Farrell y Shelley Mcnamara, fundadoras del estudio Grafton Architects.

Así, bajo el paraguas de este concepto, España expone la relación entre la arquitectura y la comunidad, y habla de sus capacidades para innovar y sintetizar lo singular.

"Hemos realizado una aproximación entendiendo 'freespace' como un espacio libre en el que cabe todo, un espacio de libertad que nos ha dado la oportunidad de analizar que todo puede pasar", afirmó Amann.

Aplaudió también que este año la Bienal esté comisariada por dos mujeres y que en los pabellones nacionales haya una "gran participación de comisarias", que demuestra que las mujeres tienen mucho que ver y que decir en el mundo de la arquitectura.

Lamentó que en este sector siga habiendo "un techo de cristal" pues aún hay muchos "arquitectos hombres en los altos cargos", a pesar de que "el 60 % de los arquitectos son mujeres".

Sin embargo, reconoció que con gestos como permitir a dos arquitectas como Farrell y Mcnamara conducir este evento de importancia internacional se está brindando "un reconocimiento que posiblemente esté llegando tarde", pero afortunadamente está llegando.

El pabellón español se completa con un jardín situado en la parte trasera y en el que los visitantes podrán plantar una semilla que se les entregará al final del recorrido y que les permitirá construir un espacio abierto.

Una manera, comentó esta arquitecta española, de que el público también participe en el nacimiento de un espacio y no solo los arquitectos.

El sábado 26 de mayo, día en el que la Bienal abrirá las puertas al público, España y los pabellones de Bélgica y Holanda celebrarán conjuntamente un evento por el que desplegarán unas pancartas que taparán el nombre de los países y solo se leerá "Europa", como símbolo de ruptura de las divisiones entre Estados.