EFERoma

Las instituciones españolas en Roma homenajearon hoy a los escritores María Teresa León y Rafael Alberti con una instalación artística que quiere reparar el daño sufrido durante su largo exilio de más de una década en esta ciudad y restituir su memoria en un acto de "orgullo democrático" para España.

"Se trata de homenajearlos, pero siendo muy conscientes de que la reparación que hacemos es un motivo de orgullo y de dignificación para nosotros. Ellos ya no lo necesitan porque son un punto de referencia fundamental en la literatura hispanoamericana y española", explicó a Efe el director del Instituto Cervantes, Luis García Montero.

El proyecto "El paisaje recobrado. Exiliados españoles en Roma" honra a los exiliados durante la Guerra Civil que nunca pudieron acceder a la Real Academia de España y que ahora formarán parte de ella de forma simbólica tras este acto también de "agradecimiento a la ciudad que acogió a tantos", resaltó el embajador de España en Italia, Alfonso Dastis.

La iniciativa cultural se compone por dos obras de la escultora Clara Montoya y Miki Leal instaladas en la escalinata del vía crucis que une a la Academia, situada en lo alto del monte Gianicolo, con el histórico barrio del Trastevere, donde ambos escritores vivieron durante su exilio.

Montoya homenajea a la escritora María Teresa León y, en especial, su obra 'Memorias de la melancolía', que escribió durante su exilio en Roma y que supone, en palabras de García Montero, "el mejor libro de memorias del exilio español".

En "Estudio 31", la escultora le da finalmente a la escritora el espacio de trabajo que León merecía dentro de la Academia y que nunca pudo tener, "para que pueda seguir trabajando metafóricamente, pero al mismo tiempo, lo puedan hacer los que no tienen acceso" a esta histórica institución, describió a Efe esta antigua becaria.

Este escritorio de madera y de piezas de mármol de Macael, "como símbolo de la España que no estaba", y de mármol de Carrara, como implicación de Italia en la acogida, cobró aún más simbolismo en el acto de inauguración celebrado este jueves cuando García Montero leyó un poema dedicado a estos dos artistas, con los que mantuvo una relación estrecha, y que después fue "integrado" en la mesa, con cemento.

La obra no sólo restituye de forma simbólica y física el espacio de trabajo que le costó obtener a María Teresa León, sino también su visibilidad, pues debido al contexto histórico siempre estuvo a la espalda de Alberti.

"Como instituciones culturales nos corresponde llamar la atención sobre María Teresa porque es un nombre fundamental en nuestra literatura del exilio y de la generación del 27", recordó el director del Cervantes.

Por su parte, el artista y antiguo becario de la Academia Miki Leal ideó la obra “Esclavo del pavimento", un mosaico de coloridas baldosas pintadas en el suelo que reflejan la psicología de Alberti tomando unos unos versos de su primer libro en Roma, 'Peligro para caminantes'.

A este retrato psicológico de la poesía y la vida de Alberti se añaden unos grafismos en forma de media luna que simbolizan la vida nocturna en la capital italiana y las formas de ola que evocan al Puerto de Santa María en Cádiz, lugar de regreso del poeta hace 45 años.