EFEMadrid

"Fandangos y tonadillas" llegará este sábado al Teatro de la Comedia de Madrid en forma de una pequeña fiesta para "cargar las pilas", en la que la danza y el teatro se encuentran con la música, un espectáculo "clásico, no antiguo", "de arte breve, que no menor".

"'Fandangos y tonadillas' es un encuentro entre la música y el teatro, una fusión entre lo clásico y lo contemporáneo", ha explicado este jueves en rueda de prenda el director de la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC) Lluís Homar, quien ha estado acompañado por la directora escénica Laura Ortega, la directora musical Alicia Lázaro y los coreógrafos Mar Aguiló y Pau Arán.

Esta no es una representación teatral típica de la España del siglo XVIII, larga e intensa, repleta de música y canciones, "sino una fiesta que ayuda a cargar las pilas y nos lleva a pensar que las cosas van a ser distintas", añade Lluís Homar.

Domenico Scarlatti, el Padre Soler, Luigi Boccherini o Blas de Laserna son algunos de los grandes nombres con los que se crea el paisaje sonoro que ha sabido aunar lo popular y lo culto en la obra. "Se trata de un espectáculo que es arte breve, no menor", advierte Lluís Homar, quien apostilla que "lo clásico no es antiguo".

"En los bailes, la música y los retratos de costumbres del sainete y la tonadilla se fragua la idea moderna de un teatro contemporáneo", dice Laura Ortega, quien asegura que "este espectáculo quiere acercar al espectador un legado del pasado, "que se conozcan los usos y costumbres del siglo XVIII, pero una mirada actual".

En la pieza teatral se reúne a un elenco de actores, bailarines, cantantes y músicos entregados a una noche de final imprevisible, entre ellos, los cantante líricos María Hinojosa, Cecilia Lavilla y Ángel Ruiz junto a los actores Rafa Castejón y los bailarines de la CND Sara Fernández, Yoko Taira, Iker Rodríguez, Isaac Montllor y Mar Aguiló, coreógrafa del espectáculo junto a Pau Arán.

"Nuestra propuesta incorpora al repertorio de la CNTC el legado dramatúrgico, de danza y música del siglo XVIII", ha dicho Alicia Lázaro, quien asegura que el espectáculo reúne a un maravilloso elenco de actores, bailarines, cantantes y músicos entregados "a una fiesta en la que participa un grupo de personajes empeñados en pasárselo bien, cada cual a su manera".

La coreografía está basada en las emociones y sensaciones producidas en un momento final de la fiesta. "He plasmado mi imaginario poético, abstracto y mis emociones, he querido darle un punto más cómico, más relajado", asegura Mar Aguiló.

Esta producción de la Compañía Nacional de Teatro Clásico, con la colaboración de la Compañía Nacional de Danza, estará solo durante cuatro funciones los días 16 y 17 de enero en el Teatro de la Comedia.