EFEMadrid

Felipe VI ha apelado este miércoles, ante decenas de representantes del mundo de las letras, a la "necesidad irrenunciable de libertad de pensamiento y creación", una libertad que ha subrayado que tienen en el libro y la palabra "lugares predilectos de expresión".

El rey ha defendido esa libertad de pensamiento en su intervención en el almuerzo que ha ofrecido junto a la reina Letizia a escritores, editores y otros representantes del ámbito literario con motivo de la entrega del premio Cervantes, que recibió ayer la poeta uruguaya Ida Vitale.

A ella (presente en el acto junto a su hija y dos nietas) se ha referido el monarca para personificar la importancia de la poesía en la actualidad.

Tras precisar que muchas veces se relaciona la poesía con un lenguaje ornamental o un mundo idealizado, ha considerado que "su verdadero lugar es una búsqueda en el interior de la lengua para encontrar cada vez más una forma de exactitud, una palabra precisa y verdadera".

En la poesía ha dicho que cobra especial relevancia el papel de la lectura para preservar un espacio personal, tener un pensamiento propio y despierto, crítico, y para ampliar las dimensiones de la persona más allá de las necesidades inmediatas.

Aunque ha reconocido que no sólo la poesía cumple esa función, ha recalcado que un poema lo hace de forma especial "por su resistencia a los fenómenos de la omnipresente mercadotecnia, a las fáciles etiquetas que continuamente cambian".

"En el poema -ha añadido- las palabras no sólo tienen valor de cambio, significado. También suenan, tienen una realidad física, tantas veces olvidada, que les confiere un peso, una química determinante".

El rey ha asegurado que el recorrido de Ida Vitale compendia una clara trayectoria iberoamericana, con una estancia en México, otra en Estados Unidos, vínculos con España y regreso a su país, Uruguay.

Una perspectiva transversal que ha calificado de "verdaderamente iberoamericana y no condicionada por límites nacionales" y que ha asegurado que es muy necesaria y de la que todos tenemos que aprender.

Además, ha tenido un recuerdo para homenajear al escritor Rafael Sánchez Ferlosio, recientemente fallecido

Más de un centenar de invitados han asistido al almuerzo ofrecido en el Palacio Real y en el que han estado presentes la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, y el ministro de Cultura, José Guirao.

Mario Vargas Llosa, Maria Dueñas, Fernando Aramburu, Carmen Posadas, Javier Sierra, Almudena Grandes, Antonio Colinas, Boris Izaguirre, Juan Manuel de Prada o Isabel San Sebastián han sido algunos de los escritores invitados al acto junto a los máximos representantes de las principales editoriales.