EFEMadrid

Goût de France, un evento promovido por el Gobierno francés y el cocinero Alain Ducasse en los cinco continentes para fomentar la gastronomía del país, celebra su sexta edición volcada en la región Centro-Valle del Loira con sus setas, verduras, caza, quesos, foie y vinos como protagonistas.

Si en sus primeras ediciones la gastronomía francesa fue la protagonista, después se decidió poner el foco en cocinas regionales, de forma que a Aquitania y a Provenza-Alpes-Costa Azul le toma ahora el relevo, después del parón de la pandemia, Centro-Valle del Loire, explica a Efe el embajador francés en España, Jean-Michel Casa.

Cuna de la tarta tatin -producto de un olvido de su autora, Stéphanie Tatin, quien no puso la masa al fondo del molde donde había dispuesto las manzanas- el Valle del Loire ofrece recetas como 'rillettes' de Tours con salchichas de Touraine, espárragos de Sologne con ternera roja de Prés o quesos como el crottin de Chavignol.

Con una gastronomía nacida en las mesas de los reyes del Renacimiento que es "una oda a la riqueza de su tierra, sus bosques y sus ríos", el conocido como "jardín de Francia", con 21 castillos reconocidos como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, tiene como embajador en Goût de France a Christophe Hay, con dos estrellas Michelin en La Maison d'à Côté y nombrado Cocinero de 2021 por la guía francesa Gault & Millau por su compromiso mediaomental.

"Cuando pienso en mi Valle del Loira, se me vienen a la cabeza multitud de imágenes: ríos, estanques, bosques, campos y huertos, palacios, granjas, viñas, fauna y flora silvestre", explica Hay, quien trabaja con los productores locales para ofrecer una cocina local y de temporada que "realza y da a conocer" la riqueza regional de su tierra como el pescado del Loira o la caza de Sologne, además de recuperar variedades antiguas en su huerto.

Símbolo de "la excelencia a la francesa", la región Centro-Valle del Loira se erige además como altavoz de una cocina concienciada y responsable con el entorno, ya que Goût de France quiere apoyar en esta edición a los cocineros "en su camino hacia una transición sostenible y en su nuevo papel de embajadores de una gastronomía más responsable, tanto en el plano humano como en el de la salud, el medioambiente o la educación del gusto", indica la organización en una nota.

Aunque en las anteriores ediciones se movilizó a restaurantes franceses de todo el mundo para celebrar la gastronomía gala, en esta ocasión el protagonismo corresponderá a cocineros del Loira que elaborarán cenas en embajadas y consulados de los cinco continentes para celebrar, además, los once años de la declaración de la gastronomía francesa como patrimonio cultural inmaterial de la Unesco.

Christophe Lunais, del restaurante Les Closeaux, en la Embajada de Madrid, y Christophe Hay, de La Maison d'à Côté, en el consulado de Barcelona son dos de los embajadores de esta iniciativa.

Además de homenajear "el arte del buen comer y del buen beber" y la socialización que supone sentarse en torno a la mesa, Goût de France hace hincapié este año en una gastronomía responsable para "consolidar su compromiso con un movimiento mundial por el medioambiente y como continuación de la COP21 y los Estados Generales de la Alimentación".

"Ahora más que nunca, el mundo de la restauración debe seguir una lógica virtuosa, sostenible y ecorresponsable tanto desde el punto de vista de la salud como del medioambiente, la economía, la energía, la cultura y la educación", señala la organización. EFE