EFERabat

El cineasta mexicano Guillermo del Toro cree que "toda película de monstruos habla de política" porque "los monstruos son eminentemente políticos", en unas declaraciones realizadas en la ciudad marroquí de Marrakech al semanario La Vie Eco.

Del Toro es uno de los invitados al Festival Internacional de Cine de Marrakech, que arrancó el pasado sábado tras un año de interrupción y pasa por ser uno de los más importantes del continente africano.

El cineasta (óscar al mejor director y mejor película en 2018 por "La forma del agua") hace en la entrevista, como es habitual en él, una encendida defensa del género fantástico como género para adultos, con el argumento de que "lo fantástico da miedo, porque nos hace iguales y comunes, todos de la misma raza".

Del Toro lamenta que "pese al éxito del cine fantástico, seguimos pensando que a partir de la edad de la razón hay que dejar atrás todo lo que es fabulación por ser cosa de niños", algo que él rechaza.

Se refiere igualmente a su faceta como desarrollador de videojuegos, y cree que es un mundo donde puede aprenderse mucho en el plano narrativo: "En el cine, yo te tomo de la mano y te llevo donde quiero, con una trama que yo elijo; en el videojuego, es lo contrario: yo te doy la mano y tú me llevas donde quieres. Esto constituye un suberfugio del relato muy interesante".

En este sentido, no duda de que el videojuego constituye "un mundo fascinante donde hay mucha belleza y armonía, así como violencia y horror. Exactamente como en el cine", reflexiona.

Por último, habla también de la producción de cine en países "periféricos" a la gran industria, como pueden ser México o Marruecos, y defiende que en estos países se puede desarrollar un cine prescindiendo de los grandes medios: "Entre falta de dinero y falta de pasión, yo prefiero que me falte el dinero".