EFELogroño

"El espíritu humano necesita el contacto directo con el arte, no a través de una pantalla, sino que la convivencia con el arte tiene que ser en vivo", ha afirmado a Efe el director de orquesta y compositor Pedro Halffter, quien ha dirigido conciertos en Viena, Berlín, Londres, París, Madrid, Moscú y Tokio, entre otras ciudades.

Halffter (Madrid, 1971) dirige este miércoles el concierto especial reducido en orquesta de "La Novena Sinfonía de Beethoven", adaptado para realizarse en escenarios de menor tamaño, una versión que se estrena por primera vez en España en el Auditorio del Ayuntamiento de Logroño, en el marco de las fiestas patronales de San Bernabé.

"Un cuadro hay que verlo en el museo y un concierto hay que escucharlo en una sala de conciertos o al aire libre o donde se quiera", ha dicho, "pero el artista tiene que sentir la presencia humana como si fuese un diálogo".

Ha calificado como fundamental "poder volver a estar sentados en un patio de butacas escuchando a músicos en vivo" después de haber pasado dos años de pandemia de la covid-19, "en los que, prácticamente, no hubo ningún espectáculo cultural que no se hubiese visto afectado".

El concierto de este miércoles, ha proseguido, cuenta con "la calidad extraordinaria de músicos de primerísimo nivel", ya que tendrá la participación de maestros solistas de la Orquesta Sinfónica de Madrid, que es la titular del Teatro Real de Madrid; y de la Coral de Cámara de Pamplona.

Además, quienes acudan a esta iniciativa podrán escuchar las voces de cuatro solistas de talla internacional: el tenor José Luis Sola, el barítono Ángel Ódena, la soprano Ashley Bell y la mezzosoprano Anna Tonna.

Halffter ha asegurado que esta versión reducida de "La Novena Sinfonía de Beethoven" no es más corta que la original, sino que es "una reorquestación en el sentido de que, en vez de utilizar a los casi 200 músicos y coristas que hacen falta para una versión al uso, va a haber unos 40 músicos".

Antes de realizar un ensayo del concierto en Logroño, ha apuntado que esta versión es un encargo que recibió para celebrar el 250 aniversario del nacimiento de Beethoven en 2020, una efeméride que se acotó en actividades debido a la pandemia, pero que no ha sido la causa de la reducción orquestral del concierto en Logroño.

Esta versión, ha proseguido, trata de acercar al máximo número de público posible "La Novena Sinfonía de Beethoven", que es "la única obra musical que es Patrimonio de la Humanidad, lo que es algo que ya, por sí mismo, la define"; y, además, "hay elementos que la hacen muy conocida, como el 'Himno de la Alegría'".

Ha remarcado que esta partitura es "un logro extraordinario" de Beethoven, que "pretende mandar un mensaje de paz, unión y esperanza al mundo. Por eso, lo que dice la música es de una belleza conmovedora".

Entre sus proyectos futuros, ha mencionado comenzar los ensayos para dirigir “La Traviata” en el Teatro de la Maestranza de Sevilla el próximo julio.

También organizará, como cada año, un festival de verano; participará en diferentes cursos y presidirá un foro de dirección de orquesta en Bélgica.