Barcelona, 9 abr (EFE). El ayuntamiento de Navàs (Barcelona) ha colocado hoy cinco placas "stolpersteine", las primeras en España, en recuerdo de sus cinco vecinos que murieron en los campos de concentración de Mauthausen y Gusen.

Las "stolpersteine", de las que en Europa ya hay instaladas 48.000, son unos adoquines de 10 centímetros de ancho por otros 10 de largo hechos de hormigón y cubiertos con una lámina de latón en los que se graban los datos de cada víctima para recordar de manera individualizada a los deportados de los campos nazis.

Las "stolpersteine", que significa piedra que hace tropezar, se colocan en el pavimento delante de los edificios o lugares donde las víctimas vivieron o trabajaron antes de ser encarceladas o deportadas, en un proyecto del escultor Günter Demnig, que relaciona arte y memoria histórica.

Este mediodía se han colocado en la plaza del Ayuntamiento de Navàs cuatro de las "stolpersteine" en recuerdo de Antoni Barberà Pla, Esteve Flotats Caus, Jaume Obradors Grífol y Ramon Sala Besa, este último alcalde de la población durante la Guerra Civil por ERC.

El quinto adoquín se ha colocado esta tarde en la colonia textil Palà de Torroella de Navàs, de donde era originario Josep Soler Torrens.

A los actos han asistido el artista y algunos de los descendientes de los homenajeados.