EFEBarcelona

La historiadora Isabel Soler, que acaba de publicar la biografía "Magallanes & Co", cree que hay elementos comunes entre Cristóbal Colón y Magallanes, "el ideólogo de la circunnavegación", aunque ambos lograron sus gestas fruto de "éxitos fortuitos" y sin haber logrado sus propósitos iniciales.

En una entrevista con EFE, Soler apunta que "mientras Colón murió creyendo que había llegado a Cipango y Catai, pues el concepto de América como continente es posterior, Magallanes siempre quiso llegar a las islas del clavo (Molucas), pero le sorprendió la muerte antes de que la expedición llegara".

La idea de "Magallanes & Co" (Acantilado) ya nació con su libro anterior, "El sueño del rey" (2015), en el que planteaba "la visión mesiánica del viaje marítimo de los tres grandes navegantes, Cristóbal Colón, Vasco de Gama y Magallanes" y quiso entonces "descubrir a ese personaje en aquellos aspectos que lo diferencia de los otros".

Sin ser necesariamente una reacción, Soler, lusitanista de formación, se dio cuenta de que "en la gran cantidad de celebraciones del quinto centenario de la circunnavegación España dedicaba más atención a Sebastián Elcano", sin embargo, para ella, "el viaje no era solo la vuelta al mundo, sino que es la idea de un joven Magallanes que quiere ir a las islas de las especias, propuesta que traslada al joven rey Carlos".

En su propuesta al monarca, Magallanes planteaba una ruta hacia el poniente hasta las islas de las especies y regresar por el mismo camino, pero "al final se convirtió en otra cosa, y eso fue por casualidad, igual que Vasco de Gama llegó a la India por casualidad y Colón llegó a América por error".

En la primera parte del ensayo, Soler se centra de dónde viene esta idea de llegar a las islas de las especies y "para ello son fundamentales los ocho años que Magallanes pasó al servicio de la armada de la India en tierras orientales, en los que obtuvo la información necesaria para pensar que era posible llegar a oriente por el occidente, en un momento en el que todavía no se tenía conciencia de América como gran continente".

Aunque esa estancia asiática pudo ser determinante, Soler sostiene que "no se puede precisar cuándo tuvo la idea, si fue en esa época, cuando regresó a Lisboa o cuando se fue a Sevilla".

La imagen negativa de Magallanes proviene, según Soler, de los cronistas portugueses Joao de Barros y Fernao Lopes de Castanheda, que años después del viaje "construyeron un relato y la imagen de un traidor a su rey, a pesar de que no hay constancia de que le ofreciera la ruta a Manuel I de Portugal".

En este punto, Isabel Soler cree que no se puede comparar a Colón con Magallanes, aunque ambos cruzaran la frontera portuguesa para encomendarse a la corona española, algo bastante común entonces: "Son navegantes diferentes, pues en 1492 la conciencia de la navegación es diferente de la de 1519, año en el que el viaje planteado por el portugués es plenamente mercantil, va a la búsqueda de unos productos que se tiene localizados y se sabe su precio".

La autora habla de "éxitos fortuitos" en ambos casos pues "Colón no llegó a oriente pero al mismo tiempo entró en contacto con un mundo totalmente desconocido, un fracaso personal que se convirtió en un triunfo para Occidente, y en el caso de Magallanes fue una expedición fracasada porque no consiguió ninguno de sus propósitos, puesto que quería llegar a las islas del clavo, que creía erróneamente que estaban en el contrameridiano castellano del Tratado de Tordesillas".

Y añade: "Sí fue un hallazgo y un éxito encontrar el estrecho de Magallanes, el paso, y descubrir el océano más grande del planeta y conseguir cruzarlo con vida".

No puede evitar Soler maravillarse de las fuentes y documentos accesibles: "La primera vuelta al mundo es el viaje renacentista más documentado de todos, con las crónicas oficiales portuguesas y españolas y el material no oficial, que incluye listas de embarcados, sus familias, su origen, relación de difuntos, causas de la muerte, cargamentos".

En relación al español Juan Sebastián Elcano "es difícil saber qué papel jugó en los preparativos, porque hay poquísima información y murió enfermo poco después de volver a España y tampoco se sabía mucho de su trayectoria antes de la circunnavegación", por lo que en muchas ocasiones, asegura, ha sido tratado más como un "personaje novelesco".

Jose Oliva