EFESevilla

El bailaor sevillano Israel Galván presenta el próximo 2 de octubre en el sevillano Teatro Central "Gatomaquia", última de sus arriesgadas creaciones, en coproducción con el Thêatre de la Ville de París, del que es artista asociado, donde esta pieza tuvo su estreno internacional.

Seis años después de estrenar "Lo real", una obra sobre el genocidio de gitanos a manos de los nazis que fue galardonada con tres Premios Max de las Artes Escénicas, Galván vuelve a salir en defensa de su pueblo, desde la óptica contemporánea y en colaboración con el clan gitano parisino Romanès, quien rodea con sus voces y aportaciones escénicas el baile solista de este renovador de la expresión flamenca más allá de las ortodoxias y los convencionalismos.

La dirección de la Bienal de Flamenco de Sevilla ha informado de que en su transgresora concepción coreográfica, Galván permite que los gatos criados bajo la carpa del circo Romanès, presumiblemente el último circo gitano del mundo, deambulen libremente a su alrededor, en una suerte de público improvisado que acaba formando parte en un nuevo hábitat y de la propia representación.

Responsable de oficiar el espectáculo inaugural de la pasada Bienal de Flamenco en la Plaza de la Maestranza, el bailaor sevillano propone en este caso un formato reducido, no por ello menos comprometido, desarrollando a ratos una improvisación con el respaldo de la guitarra de Emilio Caracafé -colaborador habitual de Galván-, y de su hermana Pastora Galván.

En esta "familia" reconstruida espontáneamente y de manera natural, Galván será el centro de la celebración para sobresalir con sencillez y complicidad, ataviado en ocasiones con delantal y zapatos rojos de mujer.

Premio Nacional de Danza 2005 en la modalidad de Creación, Bessie Award for an Outstanding Production, de New York, y Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes, Israel Galván de los Reyes ha sabido convertir el baile flamenco en una expresión universal de libertad y emoción que emana de sus propias raíces.

Hijo de los bailaores José Galván y Eugenia de Los Reyes, se adentra en el flamenco de manera natural y crece rodeado de primeras figuras del arte jondo hasta encontrar su propio camino revolucionario en la concepción de los espectáculos flamencos.