EFELas Palmas de Gran Canaria

El director de cine José Luis Garci ha asegurado que siempre hay nuevas aristas de Benito Pérez Galdós por descubrir, porque lo considera dentro de esos "autores en expansión" y cada vez que lo lees "se refleja la sensibilidad moderna".

El cine "es una religión, es un creer o no creer en lo que sale por el proyector", ha afirmado en Gran Canaria ante los medios, y ese cine "ha cambiado, ahora se ve en casa" en un mundo donde "cohabitan las pantallas y no se sabe que nos deparará el futuro", también para la cultura que "se mueve en un terreno resbaladizo y peligroso", pero que, a su juicio, "debe ser apasionante también para los sociólogos".

Para el director que ganó el primer Óscar para una producción española en la categoría de mejor película de habla no inglesa por "Volver a empezar", la literatura de Galdós tiene su complejidad para llevar al cine, pero "más difícil que ajustar la obra a la pantalla es adaptarla al momento" en el que se produce, y en eso "los clásicos no fallan".

Ha asegurado que le gusta el cine y contar "todo lo bueno que merezca la pena" porque es difícil saber si prefiere "hacer cine, ir al cine o hablar de cine", tal y como ha hecho en un encuentro con los medios celebrado en la Casa Museo Pérez Galdós de la capital grancanaria antes de su conferencia "Galdós y la modernidad".

La cultura "puede mirar hacia adelante o hacia atrás, hacia los clásicos" porque es "una nueva gente, de una nueva generación, y no es ni mejor ni peor", pero "los temas universales no cambian y seguirán en el tiempo" como el amor, el desamor, el odio, que serán usados por la literatura siempre", ha recalcado.

Según Garci, miembro de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood, "da igual ver 'El abuelo' en televisión o en el metro", porque lo relevante es "hacer lo que quería Galdós" y "lo bueno es conservar lo mejor de lo que nos dejó el pasado y unirlo con lo nuevo".

El protagonista de "El abuelo" que él adaptó al cine en 1998 en base a la obra de Galdós es "ese que yo no tuve y que sentía muy cercano" y un ejemplo de ese autor que considera "universal en la historia de la cultura española", desde "la poesía, al teatro, la novela histórica fuera de lo común", además de pintor y dibujante y con "un peso enorme".

Son estos "grandes creadores los que mantienen la fe de nuestro país en lo cultural" con un retrato de la clase media que "se ve crecer a través de sus obras", por lo que "no son las ganas de hablar o llevar al cine a un autor, sino transmitir el entusiasmo y las ganas de este por contar las cosas".

Se ha confesado "galdosiano desde niño" y ha señalado no entender "cómo el aeropuerto de Gran Canaria no lleva su nombre".