EFEMarbella (Málaga)

Un emocionado José Luis Perales, al que las lágrimas atraparon al final, deleitó al público de Marbella (Málaga) con su delicada voz en el que ha sido el primero de los conciertos de su gira de despedida.

El público, agradecido, le regaló sinceros aplausos y el auditorio de Starlite Catalana Occidente vivió una emotiva y calurosa fiesta para los amantes de la música con alma de este poeta de sentidas letras y elegantes partituras

Con puntualidad británica, Perales salió al escenario a la hora anunciada arropado por sus músicos y su sola presencia puso en pie a un nostálgico auditorio ante la que prometía ser -y así fue- una actuación inolvidable y sobre la que planeaba la sombra de la retirada de este emblemático artista.

“Las musas siempre han estado esperando detrás de la puerta para soplarme al oído la siguiente canción”, comentó Perales al hablar de su querida tierra natal, Cuenca, a la que se retirará para “ver crecer a sus nietos, cuidar su huerto y disfrutar de otras cosas”.

QUERÍA COMPONER, NO CANTAR

Perales confesó que, aunque se siente “feliz del trabajo hecho”, nunca quiso ser cantante y que su gran vocación era escribir para otros; y así desde su casa “perdida en el campo” soñaba con que artistas a los que admiraba cantasen alguna vez sus letras.

Y un día pasó, comentó con los presentes antes de entonar los primeros acordes de “Le llamaban loca”, un tema que compuso para el grupo Mocedades, cuyas voces calificó como unas de las más maravillosas de la música española.

La voz de “la pequeña Jeanette”, comentó José Luis Perales, dio vida y convirtió en numero uno de las listas de éxitos otro de los temas más populares de este compositor de pluma plateada, “Porque te vas”, y mientras lo interpretaba el público cantaba con él.

UN TRAJE A MEDIDA

José Luis Perales es un compositor cuyos temas son trajes hechos a la medida de los cantantes para los que ha escrito y de quienes parece conocer sus más profundos sentimientos, a los que ha puesto letra y música durante años.

Así nació “Pensando en ti”, una canción para Isabel Pantoja incluida en su álbum “Marinero de Luces”; oírlo interpretarla resultó una verdadera delicia para quienes tuvieron la suerte de disfrutar de este entrañable recorrido por sus principales éxitos.

También hubo cabida en esta noche para otros temas, “Qué no daría yo” y “Frente al espejo”, compuestos para dos grandes artistas de la historia de la música nacional como son la ya fallecida Rocío Jurado, de quien afirmó que hacía gala de “una gran voz y una fuerte personalidad”; y Rafael, su gran amigo.

LAS CANCIONES NACEN DESNUDAS

Las canciones nacen desnudas en un campo de La Alcarría, comentó en un momento de su actuación el compositor conquense, y toda la parafernalia y “la orquesta vienen después”.

Poco a poco llegó la hora de la despedida y le tocó el turno a “Que canten los niños”, “Balada para una despedida” y uno de sus temas estrella “Un velero llamado libertad”, con la que los asistentes se arrancaron a cantar y de nuevo provocó sus aplausos.

Coreado por los “no te vayas” y “otra, otra”, Perales regresó al escenario ante la insistencia de un publico que no parecía dispuesto a marcharse, sabedor de que esta no era una despedida cualquiera.

Con “Y cómo es él” y “Te quiero” llegó el final de una actuación en la que la magia de este poeta de la música llenó el escenario y cautivó a los presentes con la calidez de su personalidad humilde y sencilla.

Esther Gómez