EFEValencia

Josué Vergara es un músico valenciano afincado en Paterna cuyo nombre, quizás, no suene a muchos, pero que lleva años paseándose por las alfombras rojas de Hollywood, recogiendo premios y reconocimientos por su trabajo como compositor de música para cine.

El pasado marzo viajó a California a recoger el Akademia Music Award, así como la medalla de plata del Global Music Award, la segunda de su carrera, por su canción "Sonríe", compuesta para el cortometraje "XMile", del valenciano Miguel Ángel Font Bisiar.

La primera medalla la recogió con la banda sonora del corto de Natxo Alapont y Abdelatif Hwidar "Superhéroes", trabajo que le llevó también a ganar el prestigioso premio Hollywood Music in Media Awards, considerados "los Óscar de la música en el cine".

"Superhéroes" también le dejó a Vergara otro Akademia Music Award y el notorio premio Jerry Goldsmith, otorgado por el Festival de Cine Español de Málaga.

Por el éxito cosechado nadie habría imaginado que la composición para cine fuera un trabajo al que Vergara llegó por "puro aburrimiento", tal y como confiesa a Efe.

"Empecé a componer para cine aburrido de componer música pop-rock comercial", comenta Vergara, que empezó a formarse como músico a los diez años en el Conservatorio de Ginebra, país al que se mudó a los cuatro años por motivos familiares.

Vergara ha estudiado todo tipo de géneros musicales e instrumentos, e incluso editó un disco de rock en Valencia en 2003, pero fue su pasión por el cine lo que le llevó a descubrir la disciplina musical que realmente le apasiona y que más satisfacciones le ha dado.

Reconoce que componer para cine es un trabajo creativo mucho más estimulante que otro tipo de composiciones a las que se ha dedicado: "La música para cine tiene una función más allá de la propia música, es un elemento que hace avanzar la trama, un personaje más de la película".

Incluso con las restricciones que supone ceñirse a un guión cinematográfico y musical, Vergara asegura lo gratificante que resulta hacer un tipo de música cuya función es "ensalzar las emociones de la imagen".

A la pregunta de por qué no se ha mudado ya a la meca del cine a seguir su prometedora carrera responde seguro: "Los Ángeles en una jungla".

"Soy consciente de que, aunque las oportunidades son mayores, trasladarse a California supondría pasar a una séptima u octava división", reconoce.

Además, explica que, con la tecnología de la que se dispone hoy en día, la ubicación no es tan importante, "las telecomunicaciones hacen relativamente fácil componer y grabar en España estando la sala de control en Los Ángeles", por lo que de momento no prevé abandonar Valencia como centro de operaciones.

Vergara reconoce que no ha buscado el reconocimiento y asegura que su relación con la música es orgánica: "Compongo por placer y porque disfruto con ello y de rebote he tenido esta difusión".

"Voy haciendo cosas porque me gusta, y lo que tenga que ser, será", comenta, "no me obsesiono por llegar", aunque lo cierto es que cada vez tiene más proyectos en la agenda.

En la actualidad prepara la banda sonora de su primer largometraje, una versión de "El rey amarillo", de R.W. Chambers, que dirigirá el cineasta valenciano Guillermo Barreira, con Juan Manuel Montilla el Langui como protagonista.

La película, que se encuentra ahora mismo en fase de preproducción, iniciará su rodaje en octubre y se grabará íntegramente en Valencia.

Además de esta producción, Vergara también tiene a la vista la composición de la banda sonora de dos documentales sobre los pintores valencianos Segrelles y Pinazo, dirigidos por Ignacio Estrela, y un cortometraje "road movie" sobre el síndrome de Down.

Alba Sanfeliu