EFECannes (Francia)

La estadounidense Kelly Reichardt ha cerrado la competición en Cannes con "Showing up", un delicado retrato del mundo del arte que supone su cuarta colaboración con la actriz Michelle Williams.

El guion, coescrito junto a Jonathan Raymond, trata de diseccionar "las pequeñas batallas" que hay que afrontar para crear dentro de una comunidad de artistas y entender qué hace que un artista se ponga a crear mientras la gente a su alrededor atiende a "problemas más urgentes", según han explicado ambos este sábado en rueda de prensa.

"Showing up" es el noveno largometraje de Reichardt y narra el día a día de Lizzie, una escultora con una vida caótica inquieta por la inminente inauguración de una exposición en la que mostrará su trabajo a sus compañeros, amigos y familiares.

Williams encarna a una artista solitaria que crea pequeñas esculturas de mujeres en posiciones extrañas, obra en realidad de Cynthia Lathi, ceramista del Bronx neoyorquino a la que Reichardt filmó previamente trabajando en su estudio para preparar la película.

Artesana del cine que escribe, filma y monta sus películas, Reichardt ha contado que entre sus fuentes de inspiración estaba la propia comunidad de artistas del barrio en el que vive en Portland (Oregón) y también el Black Mountain College de Carolina del Norte, una universidad activa entre 1933 y 1957 que ponía el arte en el centro de la educación.

Michelle Williams, cuatro veces nominada al Oscar por filmes como "Manchester by the sea" o "Blue valentine" y que acaba de rodar con Spielberg su filme autobiográfico "The Fabelmans", ha asegurado que sigue sorprendiéndose cada vez que recibe la llamada de Reichardt, a pesar de que esta es su cuarta película juntas.

"Nuestra relación es una conversación, un intercambio, trabajamos exactamente igual que el primer filme juntas", ha dicho la actriz en relación a "Wendy and Lucy".

"No planificamos mucho", ha matizado Reichardt y ha destacado que, en la forma en que Williams se aproxima a los personajes, siempre hay una parte que permanece "misteriosa".

Trece años después de "Wendy and Lucy", seleccionada en el marco de Un Certain Regard y con 27 años de carrera a sus espaldas, la directora estadounidense debuta ahora en la competición de Cannes con "Showing up".

La otra película que ha puesto fin a las jornadas competitivas ha sido "Un pétit frére" de Leonor Serraille, ganadora de la Cámara de Oro a la mejor opera prima en 2017 con "Jeune femme".

La directora francesa de 36 años ha presentado un drama familiar, sobre una madre oriunda de Costa de Marfil y sus dos hijos a lo largo de los años, desde que llega a Francia en los años 80 hasta que sus hijos se independizan, en tres episodios que corresponden a sus tres puntos de vista.

Serraille ha contado que se inspiró en la vida del padre de sus hijos, en sus propios sentimientos como madre y las preguntas que se hace sobre la familia.

Tras once días y 21 proyecciones, el jurado oficial del certamen, presidido por Vincent Lindon, desvelará esta noche el palmarés durante la ceremonia de clausura que arrancará a las 20.30 horas en el Palacio de Festivales de Cannes. EFE

mt/amg

(foto)