EFEPalencia (España)

Las obras de rehabilitación de la catedral gótica de Palencia, la tercera de ese estilo más grande de España, lejos de ser un motivo de cierre temporal, están permitiendo que aquellos que la visitan tengan una efímera perspectiva, distinta, de su riqueza arquitectónica y artística.

El proyecto "Descubre las obras" pone a pie de las mismas todos los primitivos elementos de su construcción, que comenzó en el siglo XVI, siendo la única catedral de Castilla y León, región a la que pertenece Palencia, iniciada en esa centuria.

En un ascenso a más de 20 metros de altura a nivel de la nave, desde donde observar las bóvedas, se pueden contemplar también todos los detalles que los grandes artistas del Renacimiento plasmaron en su Retablo Mayor.

Todos los jueves, viernes y sábados, hasta el 8 de diciembre, la empresa encargada de las obras de la catedral de San Antolín reorganiza a sus trabajadores para que la visita sea compatible con los trabajos que actualmente se desarrollan.

"Un contenedor muy fragmentado" por la historia de su construcción, que duró dos siglos y legó varios estilos artísticos al templo actual, asentado sobre los restos de la antigua catedral románica y de un templo visigodo, explica a los visitantes el arquitecto Florentino Díaz, encargado de las obras.

El recorrido por las bóvedas de la catedral se acerca a grietas y fisuras, algunas tan famosas como la que ocasionó el terremoto de Lisboa el 1 de noviembre de 1755.

En el descenso, el visitante se topa con la arquitectura del Retablo de la Capilla Mayor, el más antiguo de la Corona de Castilla, cuando el reino era tan ancho que ocupaba varias de las actuales regiones españolas.

"Una experiencia única", insiste Calvo, subrayando la calidad artística del retablo del templo, "uno de los más importantes".

Como complemento a esta experiencia, en el claustro se ha instalado la exposición "Descubriendo las obras", una visión general y didáctica de los trabajos en ejecución, reservándose un papel destacado en la observación de la "Cátedra del Obispo".

Esta pieza singular de madera de nogal, antecedente de las sillerías corales góticas del norte de España, fue mandada construir por Sancho de Rojas, obispo de Palencia y arzobispo de Toledo, y realizada hacia el año 1415.

Ahora puede verse ahora desde todos sus ángulos aprovechando que ha sido retirada temporalmente de su emplazamiento en el coro para protegerla de los trabajos.