EFEToledo

Hace un año la covid-19 empezó a mostrar sus primeros embates y el impacto doce meses después es más que evidente, no solo por las vidas arrasadas sino también por los efectos en distintos sectores económicos como el cultural, en el que los cines se han visto obligados a apagar sus proyectores y anhelan poder reabrir sus puertas.

Las salas del séptimo arte han tenido que echar el cerrojazo por imposición legal, en momentos en los que las medidas restrictivas imposibilitaban la apertura de los cines en ciudades y pueblos, y prácticamente la totalidad de ellas no han procedido aún a la apertura que será, sin duda, en unas condiciones muy diferentes y con todas las medidas higiénico-sanitarias que la situación requiere.

El verano de 2020 fue la 'prueba de fuego' para esta actividad cultural, ya que algunos cines -sobre todo las grandes cadenas- aprovecharon la tregua del virus para volver a proyectar filmes cuyos estrenos, no obstante, también se han ido retrasando en el último año, lo cual también ha afectado a estos negocios.

Pero los cines más pequeños no cuentan con la misma capacidad económica y el cierre se ha prolongado a lo largo de todo el año, y aún sin perspectiva de volver a abrir pero con el anhelo de poder ofrecer de nuevo a la ciudadanía la posibilidad de retomar esa experiencia cultural y social.

SIN CINE EN SONSECA DESDE MARZO DE 2020

Es el caso del Cine Central de la localidad toledana de Sonseca, que echó el cierre en marzo del año pasado y, por el momento, no ve viable su reapertura si bien no renuncia a ella y volverá a planteárselo dentro de un mes.

Un sala única, de las 42 que había en España antes del inicio de la pandemia, con 220 butacas que gestionan un grupo de apasionados del cine del municipio desde hace 16 años y que esperan poder seguir haciéndolo cuando las circunstancias sean más favorables.

El responsable de este cine, Ángel López - conocido como Ángel Harry- ha relatado, en declaraciones a Efe, que este negocio local, de la mano de autónomos que compaginan esta actividad con otras profesiones, ofrece una experiencia diferente y una alternativa a asistir a un centro comercial a ver una película.

"Queremos que la gente pueda ir al cine de la mano y dando un paseo", ha señalado en relación a la cercanía y comodidad que supone tener un cine en el pueblo, aunque suponga "muchos esfuerzos y ahorros" y sea también "competir en una liga tan grande donde hay cadenas enormes con miles de butacas, en la que nosotros somos pececillos ante tantos tiburones tratando de salvar la vida".

Una vida que, ha añadido, ya era difícil antes de la pandemia pero que los propios vecinos de Sonseca -localidad con poco más de 11.000 habitantes- esperan recuperar una vez superada la crisis de la covid-19.

De hecho, fue tal el impacto que el Cine Central ha cortado la luz durante este largo período por los altos costes que suponía mantenerlo cerrado, de modo que resulta más rentable darse de alta de nuevo si reabre sus puertas.

Con todo, Harry ha subrayado que lo que ofrece el Cine Central es "algo más que ir a ver una película, es una experiencia vital", y también un punto de encuentro en el que la proyección de una película va más allá de ese simple hecho y tiene "muchos alicientes".

Además, que Sonseca haya conseguido mantener su cine más de 15 años, en los que la crisis económica ha azotado en varias ocasiones, hace que la gente se sienta "muy orgullosa de vivir en un pueblo con cine", ha remarcado Harry, al tiempo que los ciudadanos de municipios cercanos también han optado en muchas ocasiones por desplazarse para disfrutar de una película.

EL CINE DE TORRIJOS NO PREVÉ SU APERTURA HASTA MAYO

Algo más de 13.600 habitantes tiene otro de los municipios de Toledo que conservan cines como es Torrijos, que desde principios de los años 80 -con Cines Benidorm que luego se llamaron Multicines Benidorm- ofrece 760 butacas aproximadamente repartidas en tres salas, aunque este espacio sufrió un parón entre los años 2008 y 2015 fruto de la anterior crisis económica.

Desde esa fecha son los Cines Redux, dirigidos y gestionados por José Luis Sánchez, y están cerrados desde el mes de septiembre de 2020, cuando se decretó el cierre de la salas entre otras muchas medidas por el avance del virus, tan solo abrieron seis semanas en verano y su director no ve probable su apertura hasta mayo sobre todo por el retraso de los estrenos.

Si bien cuentan con películas de corte independiente "de gran nivel y calidad" que podrían proyectarse en estos cines, ha explicado Sánchez a Efe, no son las películas comerciales que suele buscar el gran público, a lo que se suma que en marzo y abril se va a estrenar cine de interés de manera simultánea en los cines y plataformas.

Para su director, los Redux no son "un cine de pueblo" y compara su gestión con el símil de "una persona grande en un cuerpo pequeño" y, en este punto, presume de que Torrijos tiene "prestigio y respeto" por parte de las grandes distribuidoras y "siempre ha sido un gran referente" que ha llegado a cosechar premios nacionales de decoración de hall.

Sin embargo, todo esto no exime a estos cines de la problemática que ha traído consigo la crisis del coronavirus y, no obstante, Sánchez estima que "hemos pasado lo más difícil" y que en unos meses los cines funcionarán adaptados a los circunstancias, porque "de lo que se trata es de que haya películas y que la gente pueda evadirse, disfrutar y salir", ha sentenciado.

Esta situación de cierre por la que atraviesan el cine de Sonseca o las salas de Torrijos no es ajena a otras, ya sea de pequeños negocios como de grandes cadenas que luchan por sobrevivir, también a la pandemia.

En la provincia de Toledo, de igual forma, hay cines en Quintanar de la Orden, cuya página web anuncia su reapertura para el próximo 5 de marzo, mientras que Talavera de la Reina cuenta con dos espacios de este tipo, los Cines Artesiete de Los Alfares y Cinebora.

En Toledo capital los únicos cines existentes son los que se encuentran en el centro comercial 'Luz del Tajo', que cerraron a principios del mes de noviembre coincidiendo con la puesta en marcha de las medidas de nivel 3 en la ciudad, que decretaban el cierre de los cines, y que a mediados del mes de enero confirmó su cierre temporal y por el momento no ha avanzado su reapertura.

SIGUEN CERRADOS LOS CINES EN ALBACETE, PERO REABRE LA FILMOTECA

En la ciudad de Albacete, Yelmo Cines tiene salas en dos instalaciones, en la Estación de Tren Vialia Los Llanos y el Centro Comercial Imaginalia y la empresa indicó ya a mitad de noviembre que cerraba temporalmente sus salas en la Estación por la situación de pandemia sanitaria y más tarde tuvo que hacerlo en Imaginalia, por las restricciones del Gobierno regional.

Ambas siguen en la actualidad cerradas y en ninguno de los dos centros tienen constancia de cuándo tendrá lugar la apertura.

Sí ha vuelto a abrir este fin de semana el Cine Capitol, sede de la Filmoteca de Albacete, en la céntrica Plaza del Altozano y su director, Jesús López, ha señalado a Efe que, después de dos meses, "con las pantallas en negro" al fin han podido retomar su programación, que ahora esperan poder mantener en el tiempo.

En marzo, en la Filmoteca de Albacete la programación contará con películas candidatas a los Premios Goya.

LOS ESTRENOS COMERCIALES LLEVAN A FINALES DE MARZO LA APERTURA DE CINES EN CUENCA

En Cuenca, otro punto de Castilla-La Mancha, los cines no tienen previsión de reabrir hasta finales de marzo, coincidiendo con los estrenos más comerciales que permitan remontar la situación económica tras varios meses con cierres o con aforos muy reducidos.

Los Multicines Odeón, con ocho salas en el Centro Comercial El Mirador y otras cinco en los cines de la Plaza del Cinematógrafo, son las únicas salas comerciales de la provincia y su director, Diego Fernández, ha explicado en declaraciones a Efe que si la situación no empeora y se percibe cierta “estabilidad” para abril, tiene previsión de reabrir coincidiendo con los estrenos del último fin de semana de marzo.

Sin embargo, los Multicines Odeón Cuenca sí que abrirán sus puertas este próximo lunes, aunque sólo para las proyecciones del Cine Club Chaplin, que retoma su actividad, en el 50 aniversario de su fundación.

Fernández también ha recordado que los cines cumplen con creces las condiciones sanitarias, y son además un sector que arrastra a otros, como la hostelería o el comercio, en el caso de los que, como los Multicines Odeón El Mirador, están en un centro comercial, por lo que cree que la imposición de cierres ha sido “la solución fácil”.