EFEValencia

La juez del caso IVAM ha abierto juicio oral contra la exdirectora del museo Consuelo Císcar por un delito continuado de malversación, prevaricación y falsedad, cometido supuestamente al comprar reproducciones no originales de obras del escultor madrileño Gerardo Rueda por unos 4 millones de euros.

La jueza, que ve indicios racionales de criminalidad contra Císcar, ha acordado también la apertura de juicio oral contra el ex director financiero del museo Juan Carlos Lledó y contra José Luis Rueda, hijo del escultor fallecido, por los mismos delitos continuados de prevaricación administrativa, falsedad documental y malversación de caudales públicos en su modalidad agravada.

Asimismo, ha ratificado las medidas cautelares adoptadas respecto a los tres inculpados para asegurar las posibles responsabilidades pecuniarias que puedan declararse procedentes.

La fiscalía pide para la acusada -ex alto cargo con los gobiernos del PP y esposa del exconseller Rafael Blasco, condenado por el caso Cooperación- seis años de cárcel y una multa de 144.000 euros.

El Juzgado de Instrucción número 21 de Valencia, que investiga el conocido como caso IVAM en varias piezas separadas, dictó el pasado mes de octubre auto de incoación de procedimiento abreviado contra Císcar y las otras dos personas.

La instructora detallaba en las 109 páginas de aquel auto el supuesto fraude perpetrado por la cúpula directiva del Instituto Valenciano de Arte Moderno mediante la compra, con cargo a los fondos públicos, de 58 reproducciones de obras de Gerardo Rueda.

Esas creaciones fueron adquiridas, junto a otras 40 del mismo escultor, fallecido en 1996, a precio de obras de arte originales, "contraviniendo con ello lo suscrito en los contratos y enriqueciendo con ello ilícitamente a José Luis Rueda en la cuantía de 2.944.325 euros", según la jueza.

A ese coste para el erario público habría que sumar los 512.524 euros que pagó el IVAM a una fundación privada para fundir 44 de las obras.

Además, añadía el auto, algunas de esas piezas fueron promocionadas "de forma indebida" con exposiciones organizadas y sufragadas por el propio IVAM, y que contaron con la intervención directa del hijo de Gerardo Rueda, para "encubrir y extender el engaño", con un desembolso añadido de casi 720.000 euros.