EFEBarcelona

La exposición central del Año Ramon Casas, "La modernidad anhelada", que se inaugura oficialmente el día 16, reúne en el Museo de Maricel de Sitges (Barcelona) una selección de 178 piezas del pintor y dibujante modernista, así como de otros artistas coetáneos, aportando "nuevas miradas" sobre su obra.

Los dos comisarios de la muestra, Ignasi Domènech y Francesc Quílez, han explicado hoy en rueda de prensa que no han querido una antológica al uso, sino que, aprovechando el 150 aniversario del nacimiento del barcelonés, han buscado hasta encontrar algunos lienzos inéditos, a la vez que contraponen sus pinturas con otras de su amigo Santiago Rusiñol o Pablo Picasso y Toulouse-Lautrec.

Domènech, jefe de colecciones de los museos de Sitges, ha mantenido que Casas, "como todo gran artista, no está agotado y el reto ahora ha sido encontrar obras poco conocidas y nunca vistas", como un pequeño cuadro sobre "El garrote vil", de 1894, y otro, "El patio", una visión de la parte trasera de su casa de París de 1900.

Han planteado la exposición en cinco ámbitos diferentes: "La construcción de una identidad artística", "La poética de la multitud", "La paradoja del artista moderno", "La pulsión bohemia" e "Identidades ambivalentes" con las que demuestran que fue un autor prolífico, que tanto se adentró por la pintura, como por el dibujo o el cartel.

Asimismo, subrayan que fue el pintor que mejor supo comprender la eclosión de un "nuevo tiempo" en el que la modernidad "llamaba a la puerta", pero tuvo dificultades para acabarlo de plasmar en sus obras "porque tenía una clientela refractaria a esta visión", de ahí el título de la exposición.

Muy influenciado por lo que se cocía en París, ciudad a la que llegó con apenas 17 años, el recorrido expositivo comienza con su primer autorretrato del año 1883, con influencias de quien fue uno de sus referentes en un primer momento, Carolus-Duran, de quien se ofrecen varios lienzos.

En otra de las paredes del palacio de Maricel, el público podrá ver el diálogo entre uno de sus retratos con otros de Pablo Picasso, sin obviar la obra de Torres-García o Joaquín Sorolla.

Sus cuadros sobre la multitud, plasmando una muchedumbre anónima, frente a un héroe virtuoso, ocupan otra de las salas, y tampoco se ha dejado de lado que siendo un hombre cosmopolita siempre se sintió atraído por temáticas populares como los toros o el circo.

Una de las estancias se ha dedicado íntegramente a sus piezas sobre la tauromaquia -era un gran aficionado- y también se incluye un traje de torero (del que se desconoce a quien pertenecía) de la colección de Santiago Rusiñol.

Su paso por la cervecería de Els Quatre Gats de Barcelona, los carteles que creó para el local y otros emblemáticos de marcas publicitarias de bebidas también se incluyen en el recorrido de una exposición que no olvida que Casas, como hombre avanzado y aficionado a las nuevas tecnologías del cambio de siglo, utilizó como motivos el automóvil, la bicicleta o incluso el lavabo.

Por otra parte, se muestra un juego inacabado de una baraja española de entre 1889 y 1890.

En el último ámbito, se exhiben algunos de sus principales retratos, de mujeres sofisticadas, refinadas y elegantes, aunque como reclamo publicitario optó por un modelo de mujer emancipada.

Asimismo, la serie de desnudos femeninos que realizó en la década de 1890 es la constatación de "uno de los episodios pictóricos más libres y estimulantes de Casas".

En la exposición también hay obras de John Singer Sargent, Antoni Caba, Thomas Couture, Francesc Masriera, Romà Ribera, Julio Romero de Torres o Anders Zom y fotografías de Frederic Ballel, Antoni y Josep Esplugas, que permiten mostrar la influencia que tenían en la su pintura.

El público que se acerque hasta el museo Maricel de Sitges hasta el 19 de febrero de 2017 conocerá obras de colecciones privadas de todo el Estado, así como otras que son préstamo del Museu Nacional d'Art de Catalunya (MNAC), la colección Carmen Thyssen, el Museo Nacional del Prado, el Museo de Orsay de París, el Museo Picasso de París, el de los Agustins de Toulouse o la Galería de los Uffizi.

Organizada por los Museos de Sitges, la Obra Social "la Caixa" y el MNAC, con la colaboración de la Generalitat, la Diputación de Barcelona y el Ayuntamiento de Sitges, está previsto que la muestra viaje el próximo año a CaixaForum Madrid y CaixaForum de Palma.