EFEBarcelona

La galería barcelonesa Gothsland exhibe una treintena de obras desde este jueves hasta el 30 de junio en una exposición monográfica dedicada al artista e ilustrador catalán Ricard Opisso.

La muestra se compone de más de 30 obras de este artista único, que inició sus pasos junto a Antoni Gaudí y se hizo popular ilustrando las páginas del TBO.

La figura de Ricard Opisso (Tarragona, 1880-Barcelona, 1966) formó parte del denominado "núcleo duro" del grupo de jóvenes de la cafetería modernista Els Quatre Gats, junto a Picasso, Casagemas, Vidal Ventosa y los hermanos Àngel 'El patas' y Mateu Fernández de Soto.

La ambición y desparpajo de Opisso lo llevaron a participar en prácticamente todos los ambientes artísticos barceloneses, erigiéndose en el único artista que simultáneamente frecuentó los respectivos cenáculos artísticos que existieron en la capital catalana.

En la exposición de Gothsland, se pueden contemplar desde ilustraciones de las numerosas publicaciones en las que colaboró, hasta dibujos y cuadros, entre ellos "Retrato de Ricard Canals y su mujer"

Fue discípulo de Gaudí en el obrador de la Sagrada Familia, también fue socio del Cercle Artístic de Sant Lluc y del Reial Cercle Artístic, y asistió frecuentemente al estudio del uruguayo Joaquín Torres García y Pau Roig, así como al taller de escultura de los hermanos Juan y Julio González y también al de los hermanos Llongueras y Francesc Galí.

Su visión subjetiva y sus experiencias lo convierten en una personalidad única en el conjunto de la modernidad barcelonesa.

A través de sus memorias —manuscritas durante los años cincuenta del siglo XX y transcritas prácticamente completas en el libro "Barcelona y Els Quatre Gats. Un giro hacia la modernidad", editado por Gothsland en 2019, se ha puesto de manifiesto la importancia de este artista, al convivir y frecuentar los talleres de los principales artistas que residieron en la capital catalana a principios del siglo XX.

Opisso fue el principal precursor de las revistas de historietas ilustradas y gracias a la iniciativa de Joaquim Buïgas se sumó al grupo de autores que haría del TBO el gran referente nacional, que llevó a la Real Academia Española a aceptar en 1968 la acepción "tebeo" para este tipo de publicaciones.

El TBO pasó de vender unos 9.000 ejemplares en 1917 a más de 220.000 antes de la Guerra Civil española, lo que la convirtió en la revista ilustrada más vendida en España durante ese periodo.

El director de la galería, Gabriel Pinós, ha dicho este jueves en la presentación que "Opisso no sólo fue un gran ilustrador y el único artista que convivió con los diferentes grupos artísticos que existieron en Barcelona, sino que también su figura es clave entre las dos generaciones de artistas que se relacionaron en Els Quatre Gats durante los escasos seis años de vida de mítico local modernista".