EFEMadrid

La principal promotora de música clásica de España y la más antigua, Ibermúsica, ha logrado salvar su continuidad y garantizar su futuro con la incorporación como director adjunto al fundador, Alfonso Aijón, del gestor barcelonés Llorenc Caballero.

Aijón y Caballero, que será director adjunto de Ibermúsica, han explicado hoy en un encuentro con la prensa los términos del acuerdo que habían anunciado en un comunicado a primera hora de la mañana.

"Ibermúsica -ha dicho Aijón (Madrid, 1931)- estaba al borde de la desaparición. Habíamos pedido ayuda a la UE y en marzo nos dijeron que no. Por primera vez en 52 años decidí no ir al Everest. Eso me salvó de morir bajo los escombros -en el terremoto de mayo- y esa misma estrella es la que hizo que Llorenc se cruzara en mi camino".

El acuerdo con Caballero, ha apostillado Aijón, "significa la continuidad de Ibermúsica, que él fundó en 1970, "y con más fuerza que nunca".

Caballero ha recordado que conoció hace 15 años a Aijón y que ya entonces quiso sumarse a su proyecto pero, finalmente, no se materializó.

Ahora, Caballero se convierte en el socio mayoritario, aunque no ha querido aclarar el porcentaje del que es propietario.

Ibermúsica pasó la temporada pasada un "momento muy dramático", con un "agujero" de un millón de euros, porque sorpresivamente cayó el número de abonos, mientras que este año, "y eso ya es mucho", según Aijón, se mantienen y esperan que con sus nuevas propuestas de fragmentación de la oferta tengan "mayor enganche con los jóvenes".

Aijón logró "capear" el momento crítico gracias a la generosidad de sus hermanas y a que el equipo de Ibermúsica aceptó una reducción del salario, ha revelado.

"Esta unión salva Ibermúsica, nos permite continuar con nuestros planes y nuestras nuevas temporadas", asegura en su comunicado de esta mañana Aijón, para quien Caballero es "el socio ideal".

Tienen amistad desde hace "muchos años", han trabajado juntos "en muchas ocasiones" y supone "savia nueva" para una empresa que "siempre ha mantenido un listón de una calidad tremenda, solo comparable a festivales como Lucerna y Salzburgo".

Caballero explica en la misma nota que es "un honor" asociarse con Aijón, "quien con su labor de tantos años ha convertido a España en cita obligatoria para las grandes orquestas y los grandes solistas y directores, quienes además han visto en él no solo un promotor, sino un amigo tenaz y fiel dedicado con tesón a expandir la belleza de la música".

El nuevo director adjunto de Ibermúsica es editor de música, labor que lleva a cabo en Tritó Ediciones, y también director artístico de la orquesta y del Concurso de Dirección Orquestal de la Orquesta de Cadaqués.

Músico de formación, estudió en Barcelona y en Holanda y de 1996 a 2001 fue director de la Joven Orquesta Nacional de España, y ha estudiado además en la escuela de negocios IESE de Barcelona.

Ibermúsica ha sufrido en los últimos años de forma especial la crisis, y el abandono por parte de algunos patrocinadores y la bajada en el número de abonados la puso a comienzos de año al borde de la desaparición.

Aijón explicaba hace un año que la anterior temporada había sido la mejor de todas las que había programado en su carrera y solo se llenaron 3 de los 24 conciertos.

El fundador de Ibermúsica ha luchado denodadamente por su pervivencia y ha recibido el apoyo de una iniciativa puesta en marcha por Daniel Barenboim, Zubin Mehta y Riccardo Chailly dentro del programa Europa Creativa, de la UE.

La temporada 2015-16 de Ibermúsica, la 46, será inaugurada el próximo 15 de septiembre en el Auditorio Nacional por Zubin Mehta al frente de la Orchestra del Maggio Musicale Fiorentino.

Serán 24 conciertos, 2 más que el año pasado, que protagonizarán, entre otros, Leonidas Kavakos, Janine Jansen, Jean-Yves Thibaudet, Valery Gregiev, David Afkham, Frank Peter Zimmerman, Andris Nelsons, la Orquesta de Cadaqués, la Gustav Mahler Jugendorchester, la Dallas Symphony Orchestra, la Royal Concertgebouw Orchestra, la Muncher Philharmoniker o la Lucerne Festival Orchestre.