EFEMadrid

La lluvia dio una tregua este domingo en Londres a las estrellas de cine que acudieron al Royal Albert Hall para asistir a la 72 edición de los premios de la Academia Británica de Cine y Televisión, entre ellas Cate Blanchett, Rachel Weisz, Alfonso Cuarón o Bradley Cooper.

Cuarón y Cooper, nominados a mejor director esta noche por "Roma" y "Ha nacido una estrella", compartieron paseíllo con otros grandes nombres de esta edición como Rachel Weisz, Amy Adams y Margot Robbie, las tres nominadas a mejor actriz principal por sus papeles en "La favorita", "El vicio del poder" y "María reina de Escocia", respectivamente.

Además, otros conocidos rostros de la gran pantalla no se quisieron perder la gala pese a no estar nominados a ninguna categoría como es el caso de Lily Collins o la mexicana Salma Hayek, que hoy entregará la 'máscara' dorada a mejor director.

Hayek reconoció a Efe que quiere que sea su compatriota Alfonso Cuarón el que se lleve el Bafta hoy por la película "Roma", que opta a siete premios.

El frío no fue impedimento para que las actrices lucieran trajes con amplias aperturas, en los que predominaron las lentejuelas y los brillantes, mientras que ellos se decantaron, en su mayoría, por el habitual esmoquin.

Entre las mujeres destacó la elegancia en negro de la australiana Cate Blanchett con un vestido que incorporaba un enrome collar de piedras de colores, el atrevido escote del traje rojo de la mexicana Yalitza Aparicio, el estilo princesa de Rachel Weisz o el espectacular modelo en pedrería y tul de Margot Robbie.

Y en el lado masculino, algunas excepciones al tradicional esmoquin, como el nominado Timothée Chalamet -opta a mejor actor secundario por "Beautiful Boy"- que eligió pantalones negros con cuadros rojos en los laterales, metidos por dentro de unas botas, y camisa y chaqueta gris con estampado en rojo y negro.

Mucho negro, volantes y tejidos vaporosos entre los modelos que lucieron Thandie Newton, Glenn Close -nominada a mejor actriz-, Olivia Colman -también aspirante al Bafta a mejor actriz, o Hayek, otra de las que apostó por el negro.

Un desfile por la alfombra roja en el que se echó de menos a Lady Gaga, candidata al Bafta a mejor actriz y al de música original, por "Ha nacido una estrella", y a Emma Stone, nominada como secundaria por su trabajo en "La favorita".

Aunque no pasaron por la alfombra roja, no se perdieron la gran noche de los premios de cine, como ya es habitual, los duques de Cambridge.

El príncipe Guillermo y Catalina, con un vaporoso vestido blanco de inspiración griega y escote asimétrico, se sentaron en las primeras filas del Royal Albert Hall para mostrar el apoyo de la monarquía británica a la industria cinematográfica.